Adif AV, compañía pública titular y gestora de la red AVE, contempla traspasar a Adif alguna línea de Alta Velocidad para evitar que su deuda supere los límites que la convertirían en deuda pública e impediría a la compañía seguir recurriendo al endeudamiento para la construcción de los corredores actualmente en marcha. «Se trata de una de las opciones que están encima de la mesa», aseguró la presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera. «Es una posibilidad para mantener el ratio de deuda y oxigenar un poco a Adif AV», añadió.

Adif AV soporta una deuda de 15.798,8 millones de euros. El grueso de este pasivo, unos 10.000 millones, se mantiene con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), otros 5.000 millones corresponden a emisiones de bonos, y el resto con otras entidades financieras. Para que esta deuda no compute como deuda pública y Adif AV pueda seguir solicitando financiación para construir los AVE actualmente en marcha, debe garantizar que al menos el 50% de los gastos de explotación de las líneas ya en servicio queden cubiertos con ingresos de mercado.

En la actualidad, Adif AV mantiene este ratio en el 56%, según detalló Pardo de Vera en una entrevista a Europa Press. En caso de que ante la puesta en servicio de nuevos tramos, los costes de explotación crecieran y se pusiera en peligro el referido porcentaje de cobertura del 50%, la compañía planteará el traspaso de alguna de estas líneas. La obligación de cumplir con este ratio es precisamente la razón por la que es «inviable» fusionar las dos empresas, Adif y su filial de Alta Velocidad Adif AV.

El grueso del canon que Renfe paga a Adif por el uso de vías y estaciones para dar servicio de Cercanías y Media Distancia proviene de la subvención que la operadora recibe del Estado para garantizar la circulación de estos trenes considerados de servicio público. Por ello, el cobro de este canon no tendría consideración de ingreso de mercado para Adif e inclumpliría el referido ratio, según explicó su presidenta. «Ya lo han respondido así varias veces desde Bruselas», remarcó.

Plan estratégico a la espera de Gobierno

Adif está actualmente pendiente de la formación de Gobierno y el nuevo equipo del Ministerio de Fomento para concretar y poner en marcha el nuevo plan estratégico que prepara para afrontar el nuevo escenario que abrirá la entrada de competencia en el tren de viajeros a finales de 2020.

El lanzamiento del plan pasa por que Fomento, como encargado de la planificación de las infraestructuras ferroviarias, diseñe su nueva estrategia en este sentido para los próximos años. Posteriormente, debe firmar un contrato-programa con Adif para fijar aportaciones y condiciones de mantenimiento de la red convencional.

El nuevo Ejecutivo también es clave para que la compañía que preside Pardo de Vera apruebe su nueva estructura de cánones, el importe que cobra a los operadores por el uso de las vías y las estaciones, y la que permitirá que Renfe y el resto de compañías que entren en el AVE bajen el precio de los billetes.

Fuente: Cinco Días