Trenitalia, la compañía pública italiana que lleva compitiendo con operadores privados desde 2012, pujará también por competir con Renfe en transporte de viajeros en AVE cuando se liberalice el sector en diciembre de 2020El operador italiano se ha aliado con Isla, firma de la familia propietaria de Air Nostrum y una de las tres empresas que el este jueves presentaron a Adif solicitud para entra a competir en el tren de alta velocidad.

En un comunicado, Ilsa ha anunciado este sábado que el socio industrial europeo con el que la víspera presentó la solicitud de capacidad es el operador italiano. El consorcio lo completa la propia Air Nostrum. De esta forma, ya son dos los operadores europeos que compiten por entrar en el AVE español, toda vez que la francesa SNCF es otra de las firmas que solicitó capacidad. El tercer grupo en liza es el conformado por Talgo, Globalia y Trilantic, fondo accionista del fabricante ferroviario que tendrá carácter de socio financiero.

Trenitalia, considerado el operador público europeo más eficiente, tiene una rentabilidad superior al 25%, que está muy por encima de la de los principales operadores públicos europeos, asegura en el comunicado Ilsa. Trenitalia está conformando uno de las más diversos y potentes grupos europeos de transporte ya que recientemente ganó el concurso para operar la Alta Velocidad en el Reino Unido junto a First Group. Además, actualmente está en proceso de homologar sus trenes de Alta Velocidad Bombardier ETR1.000 en Francia para empezar a competir con SNCF en el trayecto Milán-Lyon-Paris en 2021.

Adif confirmó ayer que tiene cuatro candidatos en firme para competir por el transporte de pasajeros en ferrocarril a partir de la liberalización de diciembre de 2020. La empresa pública eludió ofrecer la identidad de los solicitantes de capacidad en la red de alta velocidad y larga distancia, pero en el mercado se daba por descontado la participación de Renfe, la francesa SNCF, el fabricante de trenes Talgo, y la sociedad Ilsa, vinculada a los propietarios de la aerolínea Air Nostrum.

Talgo, por su parte, ha dado entrada a Globalia, grupo con intereses en el transporte a través de Air Europa. Cierra este consorcio con rol financiador el fondo Trilantic, accionista de la propia Talgo. El fabricante, especializado en la producción de material rodante para la alta velocidad, creó previamente una filial bautizada como Motion Rail para acudir a este proceso. Al frente de la misma está la exministra de Economía, Elena Salgado.

Renfe, por su parte, ya había hablado días atrás de su disposición a trasladar a Adif una petición de capacidad de máximos con la intención de mantener el liderazgo en los servicios comerciales de transporte de pasajeros.

El proceso

Adif dio anoche por concluido el plazo para la presentación de solicitudes de capacidad marco. Para la compañía que preside Isabel Pardo de Vera, la presencia de cuatro firmas muestra el interés del mercado por operar en la red española y respalda el trabajo realizado por la propia Adif.

A partir de este punto, una comisión de valoración debe analizar la documentación presentada por los cuatro grupos. Esa comisión está compuesta por tres equipos de técnicos de la propia Adif, quienes tendrán que estudiar la validez de las solicitudes en los campos administrativo, financiero y técnico. Además, las propuestas deben ser compatibles entre sí.

Con los resultados de este estudio ya sobre la mesa, el consejo de administración de Adif dará a conocer los candidatos adjudicatarios para establecer acuerdos de capacidad marco, pasando primero por el filtro de la CNMC. El calendario de la liberalización establece que antes del 15 de marzo estén firmados esos acuerdos de capacidad.

Los potenciales competidores de Renfe en los servicios de AVE han podido demandar capacidad en cualquier línea de la red, pero Adif decidió priorizar el acceso de los operadores a las principales líneas de alta velocidad a través de los citados acuerdos marco.

Fuente: Cinco Días