El grupo distribuidor francés Auchan, propietario de la enseña Alcampo en España, suprimirá 517 empleos en Francia como consecuencia de una “reorganización” que va a acometer para “adaptarse a las nuevas necesidades y expectativas del mercado”. La reorganización incluye un impulso a la digitalización para conseguir que el 15% del negocio de la empresa se logre fuera de las tiendas en 2022. Auchan, que posee cerca de un millar de hipermercados y unas 1.600 tiendas de proximidad en 14 países, perdió en 2018, último año con cuentas disponibles, 1.145 millones de euros, con unos ingresos de casi 51.000 millones, un 3,2% menos que un año antes.

Según ha anunciado la empresa en una nota, la reducción de plantilla se realizará con un plan de bajas voluntarias en el marco de un plan de “adaptación de su modelo, de su oferta y de su organización a las nuevas expectativas de los consumidores y ciudadanos”. La reorganización, denominada Proyecto Auchan 2022, debe conducir a una “recuperación de márgenes de maniobra financieros, necesarios para invertir en innovación, transformación digital y responsabilidad social corporativa”, dice el documento.

Aunque en los últimos años ha hecho un esfuerzo por los formatos de proximidad –Simply, en España-, que son desde hace unos años los favoritos de los consumidores, Auchan está especializado en los grandes hipermercados situados en las afueras de las ciudades, un formato que lleva años perdiendo cuota de mercado.

Ante ello, el grupo francés acomete una reestructuración que afecta a buena parte de la empresa, que busca con ello adaptarse a las nuevas tendencias del sector. En cuanto a la organización, el objetivo final es una mayor flexibilidad y capacidad de reacción, para ganar eficacia operacional y agilidad. “Las nuevas expectativas de los consumidores necesitan que la empresa evolucione hacia un funcionamiento y unos modos de trabajo más simples, abiertos y permeables a los cambios y al flujo constante de innovaciones”, dice la nota. Así, suprimirá 652 puestos y creará 135 nuevos, por lo que 517 empleos serán suprimidos, en las oficinas centrales y en el departamento de productos. Consultados por este periódico, los representantes de la empresa en España niegan que vaya a haber ajustes de plantilla en España.

En el lado de la oferta, la empresa acometerá una reforma de la oferta de productos, más enfocada en lo local y en la calidad, y reorientará las tiendas para convertirlas en “plataformas locales de intercambio con los socios o de desarrollo de experiencias”, una frase que incluye dar cabida a actores locales, seleccionados por los gerentes de las tiendas, para organizar talleres, eventos, cursos o vender de forma directa sus productos y servicios. Además, desarrollará servicios digitales como lockers de recogida de pedidos, envío a domicilio, etc. El objetivo, dice la nota, es en 2022, “doblar la cifra de negocio online de alimentación, y lograr más del 15% de la cifra de negocios global fuera de los hipermercados y supermercados”.

Fuente: El País