En El asesino de los caprichos, Aura Garrido (Madrid, 1989) es una eficaz policía que investiga crímenes pegada a su tablet. “Fue un toque guay del director Gerardo Herrero; lo normal es que te den un cuaderno”, cuenta. Como su personaje debe conciliar el exigente trabajo con ser madre, sale a relucir la asistencia hipotética de la inteligencia artificial. La actriz no duda. “La tecnología está bien cuando nos ayuda a evolucionar como sociedad.

MÁS INFORMACIÓN

Un robot podría hacer las papillas, pero no me plantearía que cuidase de mis hijos. Al contrario, me ayudaría a pasar más tiempo con ellos”. Y añade: “Es esa falta de tiempo la que provoca que los niños se pasen horas delante de una pantalla. En realidad, ya estamos poniendo su educación a cargo de un robot”. La actriz, que se confiesa analógica (“Me tienen que explicar todo tres veces”), ha acabado por cerrar sus redes sociales, excepto Instagram. “Es la menos invasiva. Dejé de usar Twitter porque es agotador y genera una falsa sensación de que eso es el mundo”.

De su último viaje a Cuba se queda con un valioso aprendizaje. “Allí, sin internet, te relacionas con la gente, lees más, redescubres la naturaleza, te fijas en lo que te rodea”. Con todo, no renuncia, como fan de la ciencia ficción, a rodar un filme con tecnología futurista, como Minority Report, que le fascinó de pequeña, Blade Runner o Ex Machina

Solución móvil para celiacos

La actriz reconoce bajarse apps impulsivamente cuando se interesa por algo. Pero las que suele usar siempre son las “más prácticas”, como las de conversión de moneda, porque viaja mucho; y, especialmente, las que le asisten en su condición de celiaca: “Find Me Gluten Free es indispensable para encontrar restaurantes que tengan platos sin gluten”.

Fuente: El País