El Ayuntamiento de Barcelona trata de mitigar el duro golpe que ha supuesto la cancelación del MWC para el sector hotelero y hostelero. La alcaldesa Ada Colau se reunió el viernes con los representantes de los dos grandes sectores afectados para diseñar la denominada Opportunity Week, una semana de ofertas en hoteles, restauración y cultura para compensar las pérdidas. Jaume Collboni, primer teniente de alcalde de Barcelona, explicó que esta medida tenía dos objetivos. “Captar nuevos visitantes a la ciudad y que los asistentes que ya tenían reservas en la ciudad para estos días las mantengan”. Collboni, sin embargo, no explicó si estos incentivos se van a producir a través de rebajas de precios o bien de incentivos a la industria. Un buen ejemplo de esta circunstancia se ha producido en el nuevo Hyatt Regency Hesperia, en el que una delegación de la multinacional Microsoft está alojada desde hace una semana coincidiendo con el MWC.

El diseño de la Opportunniy Week responde a la cancelación masiva de reservas por parte de los asistentes al congreso. Los primeros datos de la consultora estadounidense STR apuntan a cancelaciones masivas de las 28.000 habitaciones que había reservadas para los cuatro días del MWC. Antes de la anulación, la ocupación hotelera prevista para los cuatro días rozaba el lleno y el día con mayores reservas era el segundo (25 de febrero), con un 92%. El anuncio de la cancelación provocó que en 24 horas se anularan una cuarta parte de las mismas, bajando a una ocupación del 67%. Un movimiento que se ha repetido en los otros tres días previstos para la celebración del Congreso. La ocupación prevista para el lunes 24 de febrero era del 89% y bajó veinte puntos hasta el 69%; las resevas para el miércoles 26 de febrero cayeron 27 puntos hasta el 65% y las del jueves retrocedieron 30 puntos hasta el 52%.

Fuente: Cinco Días