/, Actualidad Económica, EL PAÍS/De visita al gran palacio de la disrupción

De visita al gran palacio de la disrupción

Believe (cree). Duda. Fail (fracasa), “Vuela” y Fuck fear! (¡A la mierda el miedo!). Estos son los cinco mantras pintados en las paredes de la sede madrileña del campus de innovación y emprendimiento TeamLabs. Y aunque están escritos con letras gigantescas, pueden pasar desapercibidos si no se miran desde un punto concreto, ya que se esconden bajo anamorfosis. Es decir, son deformaciones reversibles de una imagen. Esta intervención artística simboliza uno de los principios orientadores del centro, tal y como señala Ibai Martínez, cofundador y director general: “Las cosas solo cobran significado a través del movimiento, de la acción, una vez que se miran desde una perspectiva distinta”.

Esa no es la única metáfora plasmada en el edificio sobre la formación impartida en TeamLabs, una “universidad disruptiva” que imparte un grado oficial en Liderazgo, Emprendimiento e Innovación (LEINN) siguiendo las directrices de una metodología finlandesa basada en tres pilares: aprender haciendo, emprender en equipo y formarse en viajes internacionales.

La distribución del campus facilita implantar el método educativo finlandés que inspiró TeamLabs, para que los alumnos vivan situaciones diferentes a las del contexto académico tradicional.

Así, al recorrer las distintas estancias del campus, varias personalidades reales y ficticias sirven de inspiración a través de sus máximas: desde el todo lo que una persona pueda imaginar otra puede hacerlo realidad de Julio Verne, hasta el No mires atrás de la protagonista de El viaje de Chihiro. Todo ello a lo largo y ancho de casi 2.000 metros cuadrados de la primera planta de la casa palacio Duque de Alba, ubicada en el barrio de La Latina (Madrid).

En la planta que ocupa TeamLabs existen cuatro tipos de espacios: las zonas comunes como el comedor, la cocina y dos terrazas exteriores para socializar o trabajar de manera más informal; las oficinas de las empresas creadas por los alumnos a lo largo de los cuatro años de duración del grado LEINN; las salas donde se realizan las sesiones de formación y donde los equipos de trabajo comparten los avances de sus proyectos; y las zonas neutras o espacios reservables para sesiones de trabajo o para recibir asesoramiento personalizado por el equipo de entrenadores de TeamLabs.

Innovación desde 1861

Desde su primera edificación en 1590, esta localización ha tenido usos de lo más variado. Primero fue una casa señorial, después la residencia de los que ostentaron el título de duque de Alba en los siglos XVII y XVIII, y a partir del XIX albergó viviendas particulares, la sede de la primera Escuela Superior de Turismo, una academia de protocolo y una central bancaria. La construcción actual, encargada por el duque de Berwick y Alba, fue realizada en 1861 con los gustos estéticos del Madrid isabelino, y buena muestra de ello es que las impresoras 3D, la cortadora láser o los tableros de metodología ágil de TeamLabs conviven con lámparas que cuelgan de techos con frescos y casetones de madera de la época. “Con esta mezcla no solo conseguimos un centro diferente con personalidad, sino que rescatamos parte de su pasado, ya que entre estas paredes hubo mucha vida social y nuestra filosofía entiende el espacio de trabajo como un hábitat”, apunta Martínez.

Por cierto, con la idea de amplificar los referentes femeninos, estos últimos espacios han sido bautizados con el nombre de mujeres que han contribuido al desarrollo tecnológico, como Hedy Lamarr, Jude Milhon, Ada Lovelace, Grace Murray Hopper y Evelyn Berezin. Hasta el momento, unas 300 personas han completado en este ambiente el programa LEINN, cuyo título es emitido por la Universidad de Mondragón, y según Martínez el 97% de estos graduados está trabajando (el 35% de ellos por cuenta propia).

Pero TeamLabs también ofrece formación propia como MasterYourself, más enfocada a profesionales con experiencia que quieren reorientar su trayectoria laboral, y cursos intensivos de entre 10 y 15 horas sobre distintas disciplinas relacionadas con la innovación y el emprendimiento. “Nuestro fin último es formar seres libres capaces de manejar la adversidad mediante unos firmes valores y unas capacidades técnicas para desarrollar sus propios proyectos”, según Martínez. Además de este campus, desde el pasado septiembre TeamLabs cuenta con otro en el barrio barcelonés de Poble Nou, donde están instaladas compañías tecnológicas como Facebook o Amazon.

Fuente: El País

By |2018-11-11T06:12:48+00:00noviembre 11th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en De visita al gran palacio de la disrupción