Cada vez es más común que las empresas recurran a herramientas digitales como redes sociales, facturas electrónicas o servicios en la nube. Sin embargo, solo el 14% de las pymes cuenta con un plan de digitalización en España, según el Índice de Economía y Sociedad Digital que elabora la Comisión Europea. Y lo que es peor, es una cuestión que solo preocupa al 2% de estas empresas.

La transformación digital es una asignatura pendiente en España, ya que influye directamente en el crecimiento propio y global. De hecho, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), si hubiese un alza del 10% en la digitalización de las empresas, el Producto Interior Bruto (PIB) aumentaría un 3,2% y se crearían más de 250.000 empleos netos adicionales de cara a 2020.

La compañía vasca Semantic Systems lleva 17 años facilitando la transformación digital a empresas industriales. Santiago Alfaro, director general de la compañía, aseguró ayer en Madrid durante una jornada de digitalización, que todavía hay mucho camino que recorrer para concienciar a las pequeñas y medianas empresas sobre la importancia de este proceso: “ya no es solo un tema de ahorrar costes o solucionar un problema. Es un tema de supervivencia”.

La empresa, que cuenta con oficinas en Madrid, Barcelona y Bilbao, ha crecido más de un 20% en los últimos dos años, hasta integrar una plantilla de 200 trabajadores. En 2018 cerraron el año con una facturación de 14 millones de euros y este año prevén sobrepasar los 15 millones.

Los datos de Semantic Systems revelan que los sectores más adelantados en esta materia son la banca, las telecomunicaciones, el retail y el turismo. La industria se encuentra en quinto lugar, seguida del transporte, el sector público y el energético.

“En Europa nos llevan la delantera, pero en los últimos 20 años he visto un cambio espectacular en España. La gente está pasando de pensar que la herramienta tiene que ser americana o alemana, a darse cuenta de que se puede construir aquí”, sostuvo Alfaro.

Entre sus más de 200 clientes hay grandes empresas como Airbus, CIE Automotive o Saint Gobain. Pero ahora su objetivo es centrarse en las pymes y “conseguir que cualquiera se pueda digitalizar”.

Fuente: Cinco Días