El salario medio volvió a subir algo en 2018. Creció un 0,9%, hasta los 23.003,23 euros brutos al año (1.916,93 euros en 12 meses o 1.643,08 euros en 14 pagas), según el INE. Ese avance de las remuneraciones fue insuficiente para que las ganancias de los trabajadores superaran a los precios, se mida a través de la inflación media durante todo 2018 (1,7%) o la de diciembre (1,2%). Dicho de otra forma: la retribución media perdió poder adquisitivo.

Esa subida en términos nominales se dio en los tres sectores económicos (industria, servicios y construcción, no agricultura) que mide la encuesta anual de coste laboral por primera vez en siete años. Y también aumentó el coste laboral completo, es decir, el salario bruto más otros componentes como las cotizaciones sociales, las indemnizaciones por despido o los gastos en formación. En este caso, el incremento fue algo mayor, del 1,1%, hasta llegar a 31.085,79 euros.

Por sectores, el que paga mejores retribuciones es la industria, 27.474,01 euros brutos al año. No obstante, este es en el que el incremento fue menor en 2018, un 0,4%. Los otros dos sectores pagan una retribución media similar: 22.426,68 euros, la construcción y 22.234,59 euros, los servicios.

Cuando se analizan los salarios según el tamaño medio de la empresa, también se mantiene la radiografía tradicional: las grandes pagan más y las pequeñas, menos. Las que tienen 200 o más trabajadores tiene una retribución media de 28.324,59 euros brutos; las de menos de 50 empleados, 18.762,15 euros; las sociedades que están entre ambas, pagan un sueldo de 24.581,49 euros.

La encuesta divulgada este miércoles por el INE también analiza la negociación colectiva. En su radiografía se aprecia que la mayoría de trabajadores se rigen por convenios sectoriales territoriales, bien sean de ámbito estatal o inferior. En concreto, el 71,6% de asalariados tienen sus condiciones laborales (salario, jornada, horario…) regulada por convenios colectivos. El porcentaje de quienes tienen convenios de empresa es del 16,6%, mientras que un 11,8% tendrían otro tipo de regulación.

Según este análisis, los trabajadores que tienen mejores salarios son los que tienen convenios de empresa, 27.240,11 euros brutos al año. Esto suele ser así como norma general, ya que suelen ser las empresas más grandes las que tienen convenios propios. En cambio, en los convenios sectoriales, que suelen funcionar más como un suelo de condiciones laborales en cada actividad, los sueldos son más bajos. Esta norma general no siempre se cumple, especialmente en ramas como las de la seguridad. En ellas hay empresas que han firmado convenios de empresa con salarios por debajo de lo que han regulado sindicatos y patronales sectoriales con el fin, entre otros motivos, de optar a concursos públicos con menores precios gracias al menor coste de la mano de obra.

Fuente: El País