La cancelación del Mobile World Congress de 2020, anunciada ayer por la GSMA, organizadora del evento, ha desatado una dura reacción por parte del Gobierno español. Más tras argumentar la entidad que la anulación de la feria se ha debido a «causas de fuerza mayor» relacionadas con la salud por el peligro del coronavirus de Wuhan. También las empresas que han ido cancelando su asistencia argumentaban el temor al coronavirus de Wuhan.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha lamentado este jueves la cancelación del Mobile y ha asegurado en una nota de prensa que considera «que no son razones de salud pública en España las que han motivado» la decisión. En la misma nota, el Gobierno se «felicita por el anuncio de la organización del MWC de mantener su compromiso y seguir celebrando esta importante cita en Barcelona en las siguientes ediciones».

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido este jueves en una entrevista en la COPE que «no hay ninguna razón de salud pública que ponga en riesgo la celebración» del mobile. Así, ha subrayado que España ha seguido en todo momento las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y ha insistido en que España cuenta con «un sistema sanitario excelente», por lo que no hay motivos que pongan en riesgo eventos de este tipo.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, también ha señalado esta mañana que deben ser las empresas, y no el Gobierno, las que expliquen las decisiones que les han llevado a anular su participación en el Mobile, un hecho que ha llevado a su cancelación. Preguntada por los periodistas sobre porqué algunas empresas se han dado de baja de la feria de Barcelona  pero están participando en otros eventos, como el ISE que está teniendo lugar en Ámsterdam, la ministra añadió que «respetamos las decisiones, pero son las empresas las que lo tienen que explicar, no el Gobierno», resaltó.

Lo que sí ha defendido, al igual que la vicepresidenta primera, Carmen calvo,es que la anulación del evento no se debe al coronavirus, crisis en la que, en su opinión, el Gobierno ha actuado de manera «excepcional» y con «total transparencia», informó Efe.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska,siguió la misma línea en sus declaraciones y repitió que el congreso de Barcelona no se ha cancelado porque existiera un riesgo para la salud de quienes iban a participar en él, sino por «otras causas» que competen a sus organizadores. 

Grande-Marlaska ha defendido también en un acto en Palma de Mallorca que «España tiene un sistema de salud pública incuestionable, inmejorable y con unas garantías absolutas», según añade la misma agencia. «Lo que está claro que es que no debe a razones de ningún tipo de riesgo para la salud de quien pudiera venir, será por otras causas, otras circunstancias determinantes y que habrán valorado aquellos a quienes les corresponde. Pero está claro que no es por una problemática en materia de salud», ha zanjado, sin desvelar más detalles sobre qué causas sospechan que pudieran estar detrás.

El ministro ha remarcado que hay materias en las que España «está en vanguardia» y la sanidad y la salud pública es una de ellas, de manera, a su juicio, «incuestionable».

Fuente: Cinco Días