Laboratorios Esteve ha cerrado su salida del mercado de genéricos con la venta por 320 millones de su negocio en este campo, aglutinada en la sociedad Pensa Investments, al laboratorio japonés Towa. La firma catalana adelantó a principios de año su intención de salir de esta actividad para centrarse en productos propietarios y medicina especializada, para lo que había dado mandato de venta a Lazard.

La operación supone el traspaso de la planta de Martorelles, en Barcelona, con algo más de medio millar de empleados, además del área de innovación farmacéutica y las filiales comerciales de genéricos en Europa y Estados Unidos. Pensa cuenta actualmente con unos 850 empleados.

La división de genéricos facturó en 2018 281 millones de euros, algo más de un tercio de los 758 millones de ingresos que se embolsó el grupo catalán el año pasado. Un peso similar representa su división química y en torno a un 26% corresponde con la producción farmacéutica de marca propia.

«No cabe duda de que Towa es el socio ideal para desarrollar todo el potencial de la división de genéricos de Esteve», indica en nota de prensa en consejero delegado del grupo español, Staffan Schüberg. «Esta operación nos permitirá focalizarnos en nuestro core business y acelerar la transformación de Esteve en una compañía farmacéutica global especializada e innovadora», añadió. 

La empresa compradora, con sede en Osaka, está especializada en el desarrollo y la comercialización de medicamentos genéricos. «Podremos crear las bases para una expansión internacional a gran escala, gracias a las redes comerciales de Pensa en Europa y EE UU, a su experiencia y su conocimiento de las normativas y prácticas comerciales en cada país, así como su centro de producción», comentó Itsuro Yoshida, presidente de Towa.

Fuente: Cinco Días