/, Actualidad Económica, Cinco Días/Fridman alcanza el 70% de Dia y negocia in extremis un pacto con Santander

Fridman alcanza el 70% de Dia y negocia in extremis un pacto con Santander

Dia afronta un fin de semana de infarto, con una disputa entre su máximo accionista, Letterone, y el primer acreedor del grupo. Existe la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre la bocina para refinanciar la deuda y que el inversor ruso inyecte 500 millones de capital. Pero la posibilidad de un preconcurso de acreedores está encima del tapete, así como la fórmula, para ganar tiempo, de que Dia revierta su patrimonio neto negativo con la transformación de créditos fiscales de las filiales en préstamos participativos que computarían como fondos propios. Letterone recoge esta solución en el folleto de su opa.

El fondo liderado por Mijail Fridman confirmó el viernes que aún no cuenta con la unanimidad entre las entidades financieras involucradas. Son 17 después de que, al menos, Commerzbank y JP Morgan hayan vendido su deuda a distintos hedge funds, como publicó CincoDías. Letterone especificó en un hecho relevante que ha alcanzado un “principio de acuerdo” para refinanciar 912 millones de deuda con “16 de los 17 prestamistas (…) que representan el 77,5% de la financiación sindicada”. A continuación, recuerda que la ampliación de capital de 500 millones comprometida solo se puede alcanzar con el sí de todos los acreedores.

El fondo luxemburgués señala de forma velada, y por primera vez desde que se iniciasen las negociaciones, a Santander como la única entidad que no ha accedido a las condiciones de Fridman. Esta es la que más exposición tiene a la deuda de Dia con 205 millones. Fuentes conocedoras de las negociaciones confirman que el punto de fricción está en el papel de los bonistas.

Precedente preocupante

Santander, según estas fuentes, considera un agravio que los inversores en deuda cotizada no asuman ningún tipo de pérdida y que en julio vayan a recibir los 305 millones íntegros de la emisión de bonos de 2014, con cargo a la ampliación de capital. Esto sentaría un precedente preocupante para futuras reestructuraciones, ante la desigualdad de trato entre acreedores con, teóricamente, el mismo rango en el orden de prelación.

Más información

Fuentes financieras destacan que está más que probado el compromiso de Santander con Dia como acreedor desde hace años y que se está buscando una solución equilibrada.
El deseo del banco es que Fridman amortice parte de la deuda bancaria, de manera que el trato entre acreedores con los mismos galones sea más justo.

La negociación continuará hasta el mismo lunes de ser necesario, aunque tampoco se descarta ganar tiempo con la solución contable planteada en su momento por Fridman o con un preconcurso. Los implicados en las negociaciones coinciden en que este último es el escenario menos deseable, y que seguirán trabajando para cerrar el acuerdo.

La mayoría de los bancos que se mantienen en el crédito, entre los que están BBVA, Bankia, CaixaBank, junto a varias entidades extranjeras y también los recién incorporados hedge funds, han aceptado las peticiones de Fridman. Incluidas, el aplazamiento de los vencimientos del sindicado hasta marzo de 2023 y que los 500 millones de la ampliación vayan al plan de negocio del grupo, que prevé un flujo de caja negativo en los dos primeros años de su hoja de ruta con un consumo de 200 a 250 millones. También la aportación de una línea de liquidación adicional de 380 millones que contaría con garantías extra frente al resto de los acreedores. Si se firma el acuerdo este fin de semana o el lunes, Letterone revertirá los fondos propios negativos de 175 millones con un préstamo participativo.

Soluciones intermedias para llegar al acuerdo

Vencimientos a 2021. El problema de la refinanciación planteada es la discriminación positiva hacia los bonistas y su precedente para futuras reestructuraciones, según fuentes financieras. Una opción es que, en lugar de aplazar el vencimiento de los créditos bancarios a 2023 como quiere Fridman, se alarguen hasta 2021, cuando vencen otros 300 millones en bonos. Así se negociaría también una solución con los dueños de la deuda cotizada de Dia, que dispone de otra emisión por otros 300 millones que expira en 2023. Uno de los bonistas es el BCE, con unos 200 millones. El Banco Central cuenta con más de un 30% del importe de las emisiones que vencen en 2021 y 2023, y también una participación en la que expira el próximo julio. Llegado el caso, y como publicó CincoDías el 26 de diciembre, el BCE tiene luz verde para negociar su participación en un rescate del grupo de supermercados, a diferencia de lo que le ocurre con los bonos soberanos. La deuda cotizada de Dia que expira el 22 de julio cerró el viernes al 79,9% del nominal; la que vence en abril de 2021, al 65,8%; y la del mismo mes de 2023, al 58%. Las acciones de Dia cayeron el viernes un 4,12%, hasta los 0,6424 euros.

Por su parte, la incógnita de la participación final que ha alcanzado Letterone en Dia después de su opa ya está resuelta. La CNMV comunicó el viernes que el fondo ha elevado su posición hasta el 69,761%, como resultado de la opa que anunció el 5 de febrero a 0,67 euros por título. Un porcentaje que está por encima de la aceptación mínima que en un inicio se estableció para dar por válida su oferta, del 64,5%. Haber adquirido el 40,76% del capital de Dia a 0,67 euros por acción ha supuesto para Letterone una inversión de unos 170 millones.

Fuente: Cinco Días

By |2019-05-18T06:14:59+00:00mayo 18th, 2019|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en Fridman alcanza el 70% de Dia y negocia in extremis un pacto con Santander