Telefónica ha recibido una muy buena noticia de Hacienda, que este mes le ha pagado 201 millones en intereses tras haberle devuelto en marzo 702 millones por un exceso en el pago de impuestos. La operadora había reclamado previamente parte de lo abonado en el Impuesto sobre Sociedades correspondiente entre los ejercicios 2008 y 2011. Los 903 millones, además, complican al Gobierno el cumplimiento de los objetivos de déficit público para este año. Hacienda intentó endosar esa partida al déficit de 2018, pero la Comisión Europea se lo impidió.

El Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), organismo adscrito al Ministerio de Hacienda, le dio la razón a Telefónica en enero, tras revisar los impuestos pagados. Entonces, el organismo determinó la devolución de 702 millones de euros, que la teleco recibió en ese mismo mes. Pero la empresa que dirige José María Álvarez-Pallete no se conformó, entre otras razones porque no se incluyeron los intereses de demora.

Pues bien, el recurso en el que Telefónica reclamaba el pago adicional fue resuelto el pasado 13 de junio y ha dado lugar a la liquidación de intereses de demora a favor de la compañía por importe de 201 millones de euros, registrados como ingresos financieros en el primer semestre de 2019. «El cobro se ha materializado en el mes de julio», confirma la empresa en su informe del primer semestre.

La Agencia Tributaria había efectuado inspecciones fiscales sobre estos ejercicios, un procedimiento cerrado en 2015 con el levantamiento de actas de 206 millones de euros y con discrepancia sobre el criterio de utilización de bases imponibles negativas. La resolución sobre este último punto fue recurrida por la empresa y el TEAC la había estimado parcialmente.

Además, en el cierre de las inspecciones fiscales Telefónica recurrió dos aspectos de la sanción, firmando con Hacienda un acta en disconformidad, pero otros no, dado que firmó también actas en conformidad.

Fondo de comercio

En el lado negativo para Telefónica, Hacienda ha recuperado en marzo pasado las deducciones por amortización de fondo de comercio por la adquisición indirecta de participaciones en compañías en el extranjero. “La efectiva recuperación de las ayudas es provisional, pendiente de los resultados definitivos de los recursos planteados”, señala la empresa, que no cuantifica la cifra a devolver por ese concepto. Solo señala que el resultado de la liquidación, una vez compensados créditos fiscales pendientes de aplicar por el Grupo (bases imponibles negativas y deducciones) ha supuesto un pago de 1,4 millones de euros.

En relación al fondo de comercio amortizado fiscalmente por la compra de algunassociedades para las que se pone en duda la aplicabilidad del principio de confianza legítima, principalmente la brasileña Vivo, Telefónica ha decidido seguir provisionando el importe amortizado fiscalmente, por un total de 317 millones de euros a 30 de junio de 2019 (283 millones de euros a 31 de diciembre de 2018).

Problemas con el fisco en Perú

La peor noticia desde el punto de vista fiscal para Telefónica este año no ha llegado de España, sino de Perú. En julio de 2019 Telefónica del Perú ha recibido notificación de dos sentencias de la Corte Suprema sobre sendos recursos contencioso administrativos de los ejercicios 2000 y 2001.

Aunque las sentencias no resuelven del todo los litigios, como ha habido algunos ajustes sobre los cuales las sentencias sí se pronuncian de forma definitiva (a favor en relación con la deducibilidad del alquiler de espacios públicos y en contra en el caso de la deducibilidad de determinadas cargas financieras), Telefónica ha registrado en el primer semestre una provisión adicional, con un impacto de 580 millones de soles peruanos (154 millones de euros). A 30 de junio de 2019 la provisión total por estos conceptos, incluyendo los intereses devengados, asciende a 2.325 millones de soles (622 millones de euros a tipo de cambio de 30 de junio de 2019).

Más información

Fuente: Cinco Días