Iberdrola ha alcanzado un beneficio neto de 1.644,4 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 16,6% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Los buenos resultados del semestre, la entrada en operación de nueva capacidad y los ahorros de costes, junto a las medidas de eficiencia, permiten mejorar la previsión de crecimiento del beneficio neto para el ejercicio hasta niveles de dos dígitos.

El resultado del primer semestre se debe, fundamentalmente, a las inversiones récord realizadas por el grupo, que se cifran en 3.054 millones hasta junio, un 23,2% más que en el mismo periodo de 2018. Del total ha destinado un 88% a proyectos renovables y redes reguladas de transmisión y distribución (un 48% a los primeros y un 40% a los segundos). Esta cantidad supone la mayor cifra de inversiones acometidas en un semestre en la historia del grupo. Asimismo, durante los últimos 18 meses, Iberdrola ha invertido un total de 8.375 millones de euros, cifra también histórica para la empresa.

Para el presidente del grupo, Ignacio Sánchez Galán, “el crecimiento de dos dígitos pone de manifiesto el éxito de nuestro modelo de negocio, basado en la apuesta por las energías limpias, los activos regulados y una acertada diversificación geográfica”. De las inversiones realizadas en los seis primeros del año, ha destacado el incremento del 68% de las inversiones en generación limpia, debido fundamentalmente a la buena marcha de los trabajos en el parque eólico marino de East Anglia One, en el mar del Norte (Reino Unido).

Como consecuencia de estas inversiones, la compañía prevé que, a lo largo de 2019, entren en operación 5.250 nuevos megavatios (MW). De esta nueva capacidad, un 75% comenzará a estar operativa en el segundo semestre del año. La aceleración del ritmo inversor apunta a un incremento en el objetivo de desarrollar 13.000 nuevos MW durante el periodo 2018-2022. Esto significaría aumentar la potencia del grupo en más de un 40% respecto al inicio del plan.

El incremento de las inversiones responde, además, a las oportunidades de negocio que presenta la transición hacia una economía baja en carbono. Tanto en Estados Unidos como en Europa se están desarrollando estrategias de descarbonización: el paquete Clean Energy for All Europeans de la UE, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima en España, el plan Net Zero Emissions by 2050 de Reino Unido y la New York Climate and Community Protection Act.

Al mismo tiempo, existen grandes oportunidades en eólica marina e infraestructuras de redes en Estados Unidos, Reino Unido y Brasil. México, por su parte, prevé la puesta en marcha de 70.000 nuevos megavatios de capacidad para 2033.

La evolución de los negocios internacionales han  permitido que los ingresos hayan aumentado a 18.281 millones, un 3,9% más que en el mismo periodo de 2018, y que el margen bruto haya mejorado un 7,3%, hasta 8.230 millones.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) ha alcanzado los 4.989,8 millones en el semestre, lo que supone un incremento del 12,5%. Este resultado se debe a la buena evolución de los negocios en Estados Unidos, México y Brasil y a la aportación del parque eólico marino alemán Wikinger, que compensan con creces la menor contribución de los negocios de Redes y Renovables en España y de Comercial en Reino Unido.

Por negocios, Redes ha obtenido un Ebitda de 2.593,5 millones de euros, un 8,6% más, impulsado por el negocio en Brasil y Estados Unidos, que han incrementado su resultado operativo en un 36,1% y un 10,7%, respectivamente. Reino Unido también ha mejorado, con un crecimiento del 4,3%. En España, el Ebitda disminuye un 6,4%.

Por su parte, el Ebitda de Generación y Clientes se ha situado en 1.182,7 millones de euros entre enero y junio, un 34,8% más que en el mismo periodo de 2018. Este crecimiento se ha debido, fundamentalmente, al incremento de la producción en España (+27,4%) y de las ventas en México. El buen comportamiento de estos dos países compensa la caída en la contribución del negocio comercial en el Reino Unido como consecuencia de la compleja situación operativa en este país.

El área de Renovables ha registrado un Ebitda de 1.165,2 millones, un 1,6% menos, afectada por la menor producción eólica e hidroeléctrica en España debido a las condiciones meteorológicas, lo que se traduce en una disminución de su beneficio operativo en un 22,6%. Sin embargo, destaca la positiva evolución del negocio en Brasil (+21,5%), Reino Unido (+4%) y México, que ha aumentado su producción gracias a la entrada en operación de nueva potencia fotovoltaica. Además, es importante la aportación del parque eólico marino alemán, que impulsa la contribución de Iberdrola Energía Internacional. La capacidad renovable del grupo supera ya los 30.300 megavatios (MW).

Iberdrola ha continuado desarrollando su estrategia de financiación en el primer semestre, con 5.500 millones de euros de nuevos recursos y centrada en los formatos verdes y sostenibles, con un importe de 4.000 millones de euros en el ejercicio. Por su parte, la generación de caja de Iberdrola ha aumentado un 11,1%, hasta alcanzar los 3.880,9 millones de euros. El grupo ha mejorado todas sus ratios financieras. El coste medio de su deuda se ha reducido en seis puntos, hasta situarse en el 3,43%. La ratio deuda neta/Ebitda se ha situado en 3,67 veces y la relación entre generación de caja y deuda neta se incrementa hasta el 21,2%.

Fuente: El País