Ifema ha presentado esta mañana su proyecto de ampliación en los terrenos de Valdebebas en la que invertirá 180 millones de euros que la entidad espera afrontar con recursos propios generados con su actividad. “Las obras de la Ampliación de Ifema aseguran el cumplimiento del ambicioso plan de crecimiento que la institución se ha marcado y que prevé superar los 200 millones de ingresos anuales en 2022”, ha expresado el presidente del comité ejecutivo de Ifema, Clemente González Soler.

Las obras se acometerán en varias fases sobre una parcela que cuenta con una superficie de 500.000 metros cuadrados y una edificabilidad máxima de 250.000 metros cuadros. Según las estimaciones de Ifema, la extensión de las infraestructuras del reciento ferial elevarán en 1.200 millones la capacidad para generar riqueza en la ciudad, que se sumarán a los 4.374 millones que aporta cada al entorno.

Ifema invertirá 180 millones hasta 2023 en su ampliación en Valdebebas

La primera fase dará inicio en octubre de este año y previsiblemente concluirá en junio de 2021. Constará de la construcción de dos nuevos pabellones (que recibirán el nombre de 21 y 22); dos núcleos de conexión; el Edificio Avenida (un área para registro, servicio y salas); y un Centro de Convenciones en planta baja y sótano. En conjunto, estas instalaciones sumarán 50.000 metros cuadrados. Además, se dotará al reciento con tres aparcamientos que sumarán una capacidad de 2.241 coches y 500 vehículos industriales y comerciales. El presupuesto de inversión para esta fase se sitúa en 125 millones de euros. Por su parte, la segunda fase contará con un presupuesto de 55 millones y se prevé que finalice en 2023.

“Nos hemos exigido mucho para seguir creciendo y ser relevantes internacionalmente. Estamos comprometidos en un plan estratégico de duplicar el tamaño en 5 años y llegar a los 200 millones de facturación directa. Los hitos los estamos cumpliendo año año pero necesitamos dotarnos de nuevas infraestructuras que aseguren la capacidad para crecer. Los últimos años han sido muy importantes, hemos crecido a doble dígito en la actividad y parámetros económicos. Se han superado las 100 ferias en aun año y nos han llevado a que Madrid sea la tercera ciudad del mundo en celebración de congresos”, ha añadido González Soler.

Más información

Igualmente, la institución señala que la realización de estas dos fases no agota la capacidad de desarrollo de nuevas infraestructuras como la ampliación del centro de convenciones o el impulso de una zona destinada a usos asociados, entre los cuales “podría contemplarse la construcción de un centro comercial o un hotel”. De hecho, así viene reflejado en e Plan Especial desarrollado por Ifema que deberá ser aprobado por el Ayuntamiento en las próximas semanas.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que estuvo presente en el acto, ha asegurado que el Consistorio apoyará el desarrollo futuro del reciento ferial. “Este equipo de gobierno se marcó una prioridad y es que quedara desbloqueada la ampliación de Ifema. Nuestra obligación es trabajar más y mejor por los madrileños y porque Ifema pueda seguir creciendo. Vais a tener ese apoyo y soporte garantizando que ese apoyo continuará el tiempo porque si Ifema crece, Madrid crecerá”, ha puntualizado.

Ifema está regida por sus cuatro entes fundacionales: la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid y la Cámara de Comercio e Industria de Madrid poseen una participación del 31% cada uno, mientras que la Fundación Montemadrid, heredera de la obra social de Caja de Madrid, ostenta el 7% restante.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, que ha cerrado el evento, ha destacado el crecimiento de Ifema en los últimos años. “Ha pasado de ser uno de los recintos feriales más importantes de España a ser el quinto más importante de Europa. Solo se sitúa por detrás de París y Viena en celebración de eventos. En el último año celebró un 21% más de eventos que en 2017, con más de 3,5 millones de visitantes. Es historia del emprendimiento empresarial”, ha concluido.

Fuente: Cinco Días