El actual presidente y consejero delegado de Vía Célere, Juan Antonio Gómez-Pintado, deja sus cargos en la promotora propiedad de Värde Partners, según un comunicado de la empresa, que no cita los motivos por los que se produce la salida.

Gómez-Pintado (Madrid, 1959) es uno de los grandes protagonistas del nuevo ciclo inmobiliario. Fundó Vía Célere en 2007 y una década después la vendió por 90 millones de euros al fondo estadounidense Värde Partners. Era la segunda empresa familiar que traspasaba, después de haber hecho lo mismo con Agofer en los años del boom inmobiliario por 220 millones. Además es presidente de las patronales de los promotores tanto de Madrid (Asprima) como de la española (APCE), donde seguirá ejerciendo sus cargos, y una de las voces con más pesos del sector.

«Él es el rey de este circo», señala un directivo del sector inmobiliario sobre el papel crucial del expresidente de Vía Célere en los últimos años. Con 60 años y ante la posibilidad lejana de una salida a Bolsa de la promotora, Gómez-Pintado habría preferido salir de la empresa y centrarse en otras actividades que más le apasionan en los últimos tiempos, la elaboración de aceites de oliva de calidad bajo la marca Finca La Pontezuela, según fuentes del sector. Al haber vendido la promotora al fondo estadounidense, ya no era quien decidía en última instancia los designios de la actividad, por lo que también le habría quitado alicientes a seguir.

El hasta ahora primer ejecutivo de Vía Célere ha decidido presentar su dimisión, según lo anuncia un comunicado de la empresa, tras haber completado la integración de los activos procedentes de Aelca, la otra gran promotora de Värde, «para crear la mayor promotora residencial en España».

Gómez-Pintado será sustituido como consejero delegado por el actual director financiero, José Ignacio Morales. Por su parte, Värde ha decidido nombrar a su hombre fuerte del sector inmobiliario en Europa, Francisco Milone, como presidente del consejo de administración.

Desde que Värde compró Vía Célere, a través de una fusión con su ya desaparecida promotora Dospuntos, el experimentado ejecutivo se encargó primero de la fusión de las dos compañías, y en los dos últimos meses dirigió la integración de Aelca.

La dimisión del fundador de Vía Célere viene a sumarse a la salida hace algo más de dos meses de Juan Velayos como consejero delegado de Neinor Homes, otro de los principales ejecutivos que han impulsado la recuperación de la construcción de vivienda tras la crisis del ladrillo.

Vía Célere es una de las grandes promotoras del nuevo ciclo constructor junto a Neinor, Metrovacesa y Aedas. Dispone de una cartera de 2.200 millones en activos residenciales y con un banco de suelo con capacidad para levantar 24.000 casas. Su presencia geográfica se concentra en los principales mercados: un 38% del portfolio en Madrid, 22% Málaga, 10% Barcelona, 8% Sevilla, 6% Valencia, y el 16% en otras provincias del resto de España. Desde su fundación, Vía Célere ha entregado más de 2.500 viviendas.

Desde que integró Dospuntos en Vía Célere, el fondo estadounidense Värde ha estado buscando la salida a Bolsa de la promotora, inicialmente prevista para el pasado año, pero las incertidumbres en el mercados y el castigo al sector en sus cotizaciones ha provocado que se bloquease esa salida.

La integración de los activos inmobiliarios de Aelca en la promotora fue vista por el mercado como un paso para que Vía Célere ganase tamaño y apuntase a Bolsa, aunque los expertos consideran que difícilmente los inversores valorarán una nueva inmobiliaria cotizada tras los estrenos de Neinor, Aedas y Metrovacesa.

«Ha sido un privilegio y un honor haber servido como presidente de la compañía en los últimos años y me gustaría expresar mi más sincera gratitud al equipo de Vía Célere por su trabajo duro durante todo este tiempo. Dejo la compañía con un consejo fuerte y un excelente equipo directivo para la nueva fase de crecimiento de la compañía”, señala el ya expresidente en el comunicado.

Fuente: Cinco Días