El macrosumario de la Operación Tándem sigue creciendo. La Audiencia Nacional ha abierto una nueva línea de investigación centrada en los contratos de la petrolera Repsol con el comisario jubilado José Manuel Villarejo, epicentro de la macrotrama de corrupción policial y empresarial. Como ha adelantado La Información y han confirmado este viernes fuentes jurídicas a este periódico, el magistrado Manuel García-Castellón ha tomado esta decisión a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, que sigue la pista a los negocios millonarios de la trama y que ya han salpicado a grandes compañías españolas, como al banco BBVA —imputado incluso como persona jurídica— y a la energética Iberdrola.

A preguntas de este periódico, un portavoz de Repsol ha detallado que no tienen constancia de esta decisión judicial y que no han recibido ninguna notificación por parte de la Audiencia Nacional. Aún así, reconocen que existen facturas de 2011 de la petrolera con alguna de las empresas del agente retirado, al que el instructor García-Castellón considera el cabecilla de una “estructura paraestatal” que traficó con información confidencial a cambio de “cantidades millonarias”. Varias fuentes jurídicas detallan que esta nueva línea de investigación, para la que se ha abierto una nueva pieza, se encuentra aún en fase inicial.

La agencia Europa Press ha apuntado, por su parte, que estas pesquisas también se amplían a Caixabank y buscan esclarecer si la energética recurrió al comisario jubilado en 2011 para evitar que, mediante un acuerdo con Pemex, Sacyr se hiciese con el control del consejo de administración presidido por Antoni Brufau.

EL PAÍS ha tenido acceso a dos facturas a nombre de Repsol intervenidas a Villarejo. Una está fechada en 2014 por 24.200 euros y por “servicios de análisis de información y seguridad”. El importe de la segunda, de mayo de 2012, asciende hasta los 53.100 euros por la “elaboración de estrategias para la ubicación y recuperación de datos electrónicos almacenados en discos duros de ordenadores y sistemas tecnológicos, anulados o dañados”.

Desde que la Audiencia Nacional activara la Operación Tándem en 2017, esta macrocausa no ha parado de crecer. La investigación suma ya una veintena de piezas separadas, en las que se investiga también, entre otros asuntos, el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas, la guerra sucia abierta por la policía patriótica contra Podemos y los presuntos encargos del BBVA a Villarejo.

Fuente: El País