La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha reiterado ante el sector energético que las circulares para definir un marco regulatorio para el sector eléctrico y de gas para los próximos años se van «a hacer» y que «se va a cumplir con los plazos previstos».  

En un encuentro organizado en el marco del Club Español de la Energía (Enerclub), el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, ha señalado que el objetivo de estas circulares es diseñar una retribución razonable, «ni excesiva ni insuficiente», con el fin de buscar «un balance» entre los diferentes intereses (consumidores, empresas, accionistas y política energética), según indicaron a Europa Press en fuentes del sector.

Marín Quemada ha subrayado  que las puertas de la CNMC están «abiertas» y destacó la necesidad de establecer una regulación «razonable», al mismo tiempo que explicó a los asistentes a la reunión el calendario del proceso de circulares y cómo se encuentra. 

Red Eléctrica pide una extensión del plazo 

Por su parte, Red Eléctrica de España (REE) ha solicitado a Competencia, precisamente, la extensión más allá del próximo 1 de enero del plazo para aprobar las circulares que desarrollan las metodologías y la retribución del sector de la electricidad.

En una carta remitida al presidente del regulador, José María Marín Quemada, la compañía, que gestiona las infraestructuras de líneas de alta tensión en España, considera que el plazo del próximo 1 de enero marcado por la ley para la entrada en vigor de las circulares, es «inasumible si, como todas las partes desean, se aspira a desarrollar un nuevo modelo regulatorio con mayor consenso, seguridad jurídica, estabilidad y predictibilidad». 

En la misiva, REE subraya que la ley, a pesar de que fija que la reforma debe estar aprobada por la CNMC antes de esa fecha, obliga a que dichas metodologías y las retribuciones reguladas se aprueben con «la suficiente antelación respecto de su entrada en vigor». En este sentido, indica que «hasta la fecha» tan solo dos circulares de la CNMC han logrado acceder al Consejo de Estado, aunque la denegación de la tramitación a consulta «parece deberse a motivos formales y no de fondo», lo que «amenaza con «retrasar todavía más si cabe» el proceso requerido para su aprobación.

Para REE, esa antelación suficiente es «imprescindible» para que las empresas afectadas por la modificación normativa puedan actuar conforme a un marco regulatorio «estable y predecible, con la debida seguridad jurídica». Así, destaca que la falta de cumplimiento afectaría seriamente a las
empresas afectadas, entre ellas a la propia Red Eléctrica, «pues no olvidemos que tan solo el anuncio de las propuestas de circulares provocaron la caída acumulada del valor de su acción del 9,9% con un impacto de más de 1.000 millones de euros.

Además, advierte de que la falta de luz verde a la normativa con la suficiente antelación, con una previsión de la CNMC de la aprobación de las circulares para la retribución del transporte de electricidad del 1 de octubre «que será previsiblemente superado ampliamente», impedirá al grupo llevar a cabo el debido proceso de presupuestación para 2020, «ante el desconocimiento de cual será, finalmente, su retribución».

Recorte a la retribución

El pasado mes de julio, la CNMC hizo público su propuesta de retribución para los próximos periodos regulatorios 2020-25 para electricidad y 2021-26 para el gas. En sus circulares, el regulador planteaba recortes en la retribución al transporte de electricidad (-8,2%); al transporte de gas (-21,8%); a la distribución de gas (-17,8%) y a la distribución de electricidad (-7,0%). 

Estos recortes afectan en gran medida al sector gasista, lo que provocó que empresas como Naturgy o Enagás sufrieran un importante castigo en Bolsa. De hecho, la amenaza de ‘hachazo’ en la retribución para el siguiente periodo regulatorio ha llevado a empresas del sector como Naturgy (en su filial de distribuición de gas Nedgia) o Madrileña Red de Gas a paralizar sus inversiones futuras ante la incertidumbre generada por la propuesta de la CNMC.

La reforma debe estar aprobada por la CNMC antes del próximo 1 de enero. Tras concluir su periodo de consulta pública y recibir las pertinentes alegaciones de todos los implicados a estas circulares para su estudio, el proceso se encuentra pendiente de la reunión de la Comisión de Cooperación integrada por la CNMC y el Ministerio para la Transición Ecológica para conjugar el contenido de las circulares con las orientaciones de política energética que corresponde fijar al Gobierno.

Fuente: Cinco Días