La morosidad de la banca española, que equivale al porcentaje de créditos impagados con respecto al total concedido, mejoró de nuevo en octubre al reducirse cuatro décimas, al 5,10%, su nivel más moderado en casi una década, frente al 5,14% de septiembre. Según los datos provisionales que ha publicado este lunes el Banco de España, el saldo de impagados cayó de nuevo, hasta 60.790 millones de euros, 715 millones menos que en septiembre, con un volumen total del crédito en vigor que se redujo ligeramente, hasta 1,192 billones de euros, frente a los 1,195 billones del mes anterior.

La tasa de mora se colocó casi un punto porcentual por debajo del dato de un año antes, cuando se situó en el 6,08%, y ha marcado un nuevo mínimo desde finales de 2009, cuando sobrepasó el umbral del 5% por primera vez desde 1996, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press.

Así, la morosidad, que rompió en agosto con seis meses a la baja por un descenso del crédito total concedido, ha retomado la tendencia bajista de los últimos años, situándose 8,51 puntos por debajo del máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se colocó en el 13,6%.

La cifra de morosidad incluye el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que, desde enero de 2014, han dejado de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito.

Sin incluir los cambios metodológicos, la ratio de morosidad se situaría en el 5,25%, puesto que el saldo de crédito fue de 1,156 billones de euros en octubre de este año al excluirse el crédito de los ECF.

Fuente: Cinco Días