El arquitecto Carlos Lamela se posicionó este viernes contra la reforma que Mutua Madrileña presentó esta semana de las Torres de Colón de Madrid, inmueble diseñado por su padre Antonio Lamela en los sesenta y terminado de construir a principio de los años setenta. El presidente de Estudio Lamela acusó a la aseguradora de impulsar un proyecto “meramente especulativo” que no respeta la protección de la obra.

Por eso, el arquitecto prepara acciones judiciales contra el Ayuntamiento de Madrid, al que acusa de permitir que se dañe de forma irreversible el patrimonio, y lo hará a través de la Asociación para la Protección de las Torres de Colón, una entidad de la que es presidente e impulsor. “Es uno de los edificios más importantes que hay en el mundo, ejemplo único de arquitectura suspendida y récord mundial en estructura de hormigón», apuntó Lamela.

Sin embargo, el propio Lamela ya presentó un proyecto de rehabilitación para el fondo Emin Capital, que planeaba adquirir el inmueble a la aseguradora, en el que eliminaba el conocido como enchufe y que sumaba siete pisos a la parte superior de la torre. Incluso Mutua invitó a que Lamela presentase su propio proyecto de rehabilitación, aunque finalmente el boceto ganador fue el de Luis Vidal.

En ese boceto, según la aseguradora, Lamela unía las dos torres a través de una pasarela o finger. “Ahora no hubiese presentado ese proyecto, rotundamente no”, aclaró el arquitecto sobre su cambio de criterio, ya que tras la muerte de su padre valoró la importancia de conservar el legado del innovador arquitecto.

Mutua Madrileña presentó este miércoles la reforma de esas torres, encargada al despacho de Luis Vidal (quien trabajó anteriormente en el Estudio Lamela) y que estarán concluidas en 2022. En esa obra, la aseguradora quita el conocido como enchufe de la parte superior del inmueble, crea dos cubos superiores alternativos y muda la piel naranja actual de la fachada. Esta entidad aseguró ya en la presentación que respetaría el núcleo de hormigón de las torres, los tirantes de sujeción (son inmuebles suspendidos y construidos desde arriba hacia abajo), que son los elementos que el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid trabajan en incluir en el catálogo de inmuebles protegidos. En esta obra, la compañía invertirá 65 millones de euros.

“La desfiguración de Torres de Colón sería profunda e irreversible”, opinó Lamela. “El proyecto no respeta en ningún momento la protección de la estructura, todo lo contrario, la agrede y desfigura, ya que todos los nuevos volúmenes añadidos anulan la esbeltez, ligereza y alarde técnico”. Además, calificó a la propuesta de Luis Vidal + Architects como “un mazacote”.

Lamela recordó que el Pleno del Consejo Regional de Patrimonio Histórico acordó el 4 de julio de 2017 instar al Ayuntamiento de Madrid a que las torres se incluyan en el catálogo de bienes y espacios protegidos y critica que Mutua haya arrancado la obra sin esperar a la protección.

Desde Mutua señalan que el Consejo Regional de Patrimonio de la Comunidad de Madrid rechazó tajantemente la incoación de un expediente de protección al carecer el edificio de los méritos necesarios y simplemente requirió al Ayuntamiento de Madrid para que le concediese protección parcial a determinados elementos de la estructura interna, que era su singularidad.

Fuente: Cinco Días