La manguera de liquidez del Estado no se cierra. La mayoría de las comunidades seguirán alimentándose de la línea de préstamos al 0% que concede el Tesoro a través de los Fondos de Liquidez Autonómica (FLA) y de Facilidad Financiera (FFF) para hacer frente a sus necesidades de financiación. Estas exigencias supondrán una factura de 37.000 millones de euros en 2020, según las estimaciones de Afi (Analistas Financieros Internacionales). Una cifra superior en casi un 20% a los 31.000 millones que las regiones precisaron en 2019 y que se justifica por los vencimientos de la deuda que se van solapando, mucha de ella contraída con el Estado.

Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía, que acumulan los números rojos más abultados, vuelven a ser las autonomías que más dinero necesitarán el año que viene: 9.800, 6.000 y 5.300 millones de euros, respectivamente. La Rioja, Navarra y Cantabria son, por otra parte, las regiones que menos fondos precisarán para hacer frente a sus necesidades.

Las autonomías, responsables de proporcionar servicios públicos como la sanidad o la educación, deben cubrir su voluminosa deuda a medida que se vencen los préstamos y buscar nuevos créditos para sufragar sus déficits. Un cometido que se les complicó durante la crisis. Fue así que en 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy puso en marcha los mecanismos extraordinarios de liquidez. Un salvavidas para las regiones más asfixiadas por la deuda que ya no tenían manera de captar fondos por sí solas al no cumplir con las exigencias de los mercados financieros para pedir prestado.

Necesidad de financiación

de las comunidades

Miles de millones de euros

Estimación para 2020

Cataluña

C. Valenciana

Andalucía

Madrid

C.-La Mancha

Canarias

Baleares

Murcia

Galicia

Castilla y León

País Vasco

Aragón

Extremadura

Asturias

Cantabria

Navarra

La Rioja

TOTAL

Deuda

total

Deuda con

el Estado*

Miles de millones

de euros

Cataluña

C. Valenciana

Andalucía

Madrid

C.-La Mancha

Canarias

Baleares

Murcia

Galicia

Castilla y León

País Vasco

Aragón

Extremadura

Asturias

Cantabria

Navarra

La Rioja

TOTAL

78,6

47,9

35,8

33,7

15,1

6,6

9,2

9,9

11,4

12,7

10,7

8,4

4,9

4,9

3,2

3,4

1,7

298

59,2

40,7

26,9

1,4

11,0

4,9

6,4

8,3

6,2

3,8

4,2

2,8

1,1

2,7

180

* Fondo de financiación a comunidades autónomas.

Fuente: Afi y Banco de España.

Necesidad de financiación

de las comunidades

Miles de millones de euros

Estimación para 2020

Cataluña

C. Valenciana

Andalucía

Madrid

C.-La Mancha

Canarias

Baleares

Murcia

Galicia

Castilla y León

País Vasco

Aragón

Extremadura

Asturias

Cantabria

Navarra

La Rioja

TOTAL

Deuda

total

Deuda con

el Estado*

Miles de millones

de euros

Cataluña

C. Valenciana

Andalucía

Madrid

C.-La Mancha

Canarias

Baleares

Murcia

Galicia

Castilla y León

País Vasco

Aragón

Extremadura

Asturias

Cantabria

Navarra

La Rioja

TOTAL

78,6

47,9

35,8

33,7

15,1

6,6

9,2

9,9

11,4

12,7

10,7

8,4

4,9

4,9

3,2

3,4

1,7

298

59,2

40,7

26,9

1,4

11,0

4,9

6,4

8,3

6,2

3,8

4,2

2,8

1,1

2,7

180

* Fondo de financiación a comunidades autónomas.

Fuente: Afi y Banco de España.

Necesidad de financiación de las comunidades

Miles de millones de euros

Estimación para 2020

Deuda

total

Deuda con

el Estado*

Cataluña

C. Valenciana

Andalucía

Madrid

C.-La Mancha

Canarias

Baleares

Murcia

Galicia

Castilla y León

País Vasco

Aragón

Extremadura

Asturias

Cantabria

Navarra

La Rioja

TOTAL

78,6

47,9

35,8

33,7

15,1

6,6

9,2

9,9

11,4

12,7

10,7

8,4

4,9

4,9

3,2

3,4

1,7

298

59,2

40,7

26,9

1,4

11,0

4,9

6,4

8,3

6,2

3,8

4,2

2,8

1,1

2,7

180

* Fondo de financiación a comunidades autónomas.

Fuente: Afi y Banco de España.

Las comunidades necesitarán 37.000 millones para financiarse en 2020

Este engranaje de emergencia arrancó de forma extraordinaria y ha permitido a las comunidades ahorrarse 16.000 millones de euros en intereses desde 2012, según Fedea. Aunque el Estado aprobara en 2018 un plan para acabar gradualmente con estos préstamos —en línea con la recomendación de los organismos supervisores tanto nacionales como internacionales—, la recuperación aún no ha sido lo suficientemente vigorosa como para prescindir de ellos. En 2019, solo cinco autonomías se financiaron exclusivamente a través de bancos e inversores: Madrid, País Vasco, Navarra, Asturias y Castilla y León.

En 2020 la situación no sufrirá grandes cambios. Madrid, País Vasco y Navarra seguirán acudiendo a los mercados —y puede que también Asturias—, informan fuentes de Hacienda. Galicia y Baleares compaginarán el dinero del FFF con lo que capten de bancos e inversores para conseguir los 1.400 millones de euros que cada una necesita para 2020. Canarias también podría acogerse a esta opción, mientras que Andalucía, que se estaba beneficiando de esta financiación a doble banda, ya no podrá hacerlo en 2020.

La opción de combinar las dos vías de financiación —mercado y préstamos estatales al 0%— solo está abierta a las comunidades que cumplan los objetivos de déficit, deuda y regla de gasto. Estas regiones acceden al compartimento de Facilidad Financiera si solicitan dinero de los mecanismos extraordinarios de liquidez, pero pueden pedir autorización para captar de manera simultánea en el mercado parte de los fondos que necesitan. Las comunidades que no respeten las reglas presupuestarias y quieran beber del grifo del Estado, por otra parte, solo podrán acogerse al FLA. La diferencia no es baladí.

Si el FFF permite ir a la vez a los mercados, el FLA no solo cierra esta opción. También supone un control más férreo del Estado central sobre las cuentas de los Gobiernos regionales, que están obligados a diseñar un plan de ajuste para cumplir con los objetivos presupuestarios que se le fijen para el ejercicio.

Las opciones de Andalucía

En 2020, Comunidad Valenciana y Murcia seguirán en el FLA. También Andalucía, que en 2019 había logrado regresar a los mercados, podría volver a estar en el brazo correctivo del Estado después de que Hacienda le comunicara que infringió las metas fiscales que tenía fijadas para 2018.

La decisión, que se conoció la semana pasada, supuso un fuego cruzado entre Hacienda y la Junta de Andalucía, que gobiernan en coalición el Partido Popular y Ciudadanos. El Gobierno regional llevó la polémica al plano político y acusó al Ministerio de querer intervenir las cuentas de la comunidad. Recordó, además, que el desajuste que ahora el Ejecutivo central utiliza como arma arrojadiza para volver a poner a la región bajo la lupa de Madrid se produjo en 2018, cuando aún gobernaba la socialista Susana Díaz. Hasta mediados de ese año, la responsable de cuadrar la caja andaluza era María Jesús Montero, ahora ministra de Hacienda en funciones.

Andalucía es una de las comunidades más endeudadas: en el tercer trimestre del año, sus números rojos rebasaron los 35.700 millones de euros, según el Banco de España. También es una de las regiones que más se ha apoyado en la muleta de los mecanismos extraordinarios de liquidez: recibió la friolera de 36.423 millones de euros entre 2012 y 2019. Actualmente, el 75% de su deuda está en manos del Estado, frente al promedio nacional del 60%.

El Ministerio de Hacienda, por su parte, niega la intervención de las cuentas andaluzas y recuerda que nadie impide que la Junta salga a financiarse por sí sola y abandone los mecanismos. Es lo que hizo este año Castilla y León: tras incumplir su objetivo de déficit, prefirió buscar por su cuenta los 1.000 millones de euros que necesitaba antes que acogerse al FLA y diseñar un plan de recortes.

“Andalucía tiene que volver al FLA solo si quiere financiarse a través de los mecanismos extraordinarios de liquidez, pero también puede no adherirse e ir a los mercados”, confirma César Cantalapiedra, socio de Afi. El analista matiza, sin embargo, que el tamaño de la economía andaluza y sus necesidades de financiación son mayores que las de Castilla y León. “No es lo mismo. Los mecanismos tienen condiciones favorables e ir al mercado es un riesgo que las comunidades grandes en general no han asumido”.

Lo que no permite la ley, como quiere solicitar la Junta, es combinar FLA y mercados. En 2020, Andalucía tenía previsto emitir deuda en los mercados por 1.930 millones. Una suma que no cubre ni la mitad de sus necesidades para el ejercicio.

Fuente: El País