La firma automovilística Maserati invertirá en torno a 1.600 millones de euros en los próximos años en sus factorías italianas para adaptarlas a la fabricación de modelos electrificados, como el Ghibli MHEV, su primer híbrido.

Según se recoge en el plan de desarrollo y producción de la compañía, todos los nuevos modelos de Maserati se desarrollarán, diseñarán y fabricarán en Italia y adoptarán sistemas de propulsión eléctrica, híbrida e híbrida enchufable. 

La firma del tridente ha indicado que durante 2021 se iniciará la producción de los nuevos GranTurismo y GranCabrio, los primeros automóviles de la marca en adoptar soluciones 100% eléctricas, para lo que invertirá 800 millones de euros en sus instalaciones de Mirafiori.

Además, durante este año esta factoría reforzará su posición como centro mundial dedicado a la electrificación y a la movilidad del futuro y se dedicará en gran parte a la producción de los nuevos automóviles electrificados de la marca.

A pesar de ello, Maserati ha destacado que el «corazón» de la marca continuará siendo Módena, donde se desarrollan y se experimentan los vehículos actuales y donde se construirá el nuevo superdeportivo.

Por ello, en 2020, la empresa destinará otros 800 millones a trabajos de modernización de la línea de producción y en la construcción de una nueva en dicha factoría. 

Fuente: Cinco Días