El presidente de Naturgy, durante la junta general de accionistas de Naturgy. El presidente de Naturgy, durante la junta general de accionistas de Naturgy.EFE

Naturgy ha criticado hoy con dureza las propuestas de nuevas fórmulas para fijar la retribución de las redes eléctricas y del gas que la CNMC lanzó a consulta pública a inicios de mes. A través de unas diapositivas en el preámbulo de su presentación de resultados del primer semestre ante los analistas, la empresa también ha subrayado que está preparándose para acudir a la vía judicial contra un recorte, especialmente duro para la distribución de gas.

En concreto, respecto a las propuestas para estas redes, la compañía presidida por Francisco Reynes considera que la CNMC ha realizado un «diagnóstico erróneo» del mercado gasista español; que la remuneración planteada para la base de activos es insuficiente y que obliga a realizar inversiones no rentables. Todo ello se suma a que, en su opinión, el período de transición hacia la nueva regulación «es insuficiente» y que hay una falta de visibilidad tras el fin del periodo regulatorio de seis años, que termina en 2026. Debido a estos motivos, Naturgy considera que se desincentivará el crecimiento del mercado de gas, una rama del negocio que supuso un 21% de su ebitda en 2018.

En cuanto a las propuestas para la distribución eléctrica, Naturgy suaviza el tono de las quejas. Según estima, el nuevo modelo es continuista y apenas introduce una serie de cambios de tipo técnico. Entre los cambios, destaca la introducción del WACC, una fórmula de retribución reivindicada por las empresas basada en el coste medio ponderado del capital. No obstante, la empresa se lamenta de que el reconocimiento de los riesgos de la nueva metodología es insuficiente y con un factor de eficiencia más severo que en el resto de países. La visibilidad en el caso de la luz es mayor a partir de 2025, fin del periodo regulatorio. En 2018 el 15% del ebitda de Naturgy lo generó este negocio regulado.

Según avanza la compañia, en los argumentos que prepara para presentar ante la CNMC antes del 9 de agosto, hará un «alegato exhaustivo parta defender y proteger los intereses» de la compañía. Pedirá una valoración justa de la base de activos, un retorno de la inversión adecuada al riesgo del negocio, un modelo estable y razonables para seguir creciendo y un calendario más amplio de aplicación.

Por otro lado, la compañía advierte que está analizando todas las vías judiciales posibles alternativas judiciales disponibles y, respecto a Nedgia (la filial distirbuidora de gas), señala que «todas las opciones están encima de la mesa», como la paralización de nuevas inversiones, excepto las de mantenimiento y seguridad.

Fuente: Cinco Días