Naturgy ha obtenido un beneficio neto ordinario de 692 millones de euros, lo que supone un aumento del 30%. Esta mejora se deriva principalmente de la mayor actividad y a las menores amortizaciones planteadas en el plan estratégico realizado tras cambiar la valoración de los activos.

El Ebitda ordinario alcanzó los 2.277 millones de euros, un 8% más, sin tener en cuenta, entre otros factores, los costes de captura de 110 millones de euros asociados a la implementación del plan de eficiencias en los que se ha incurrido en este primer semestre. Después de estos efectos no ordinarios el Ebitda alcanzó los 2.150 millones de euros.

MÁS INFORMACIÓN

Naturgy ha completado así el primer año de operación desde que la compañía lanzó su nuevo Plan Estratégico 2018-22, con el que sentó las bases de su estrategia de creación de valor a largo plazo. Los primeros seis meses de 2019 han estado marcados por el avance en la inversión en renovables y redes eléctricas, la buena evolución del negocio internacional, la implementación de su plan de eficiencias, la reorganización societaria y de gestión, y la venta de activos no estratégicos.

La compañía ha continuado su Plan Estratégico saliendo de aquellos negocios y geografías no fundamentales. Un ejemplo de ello es el acuerdo de venta del 100% de su actividad en Moldavia o la desinversión realizada en Sudáfrica. Además, Naturgy ha firmado un acuerdo para vender activos de transmisión de electricidad en Chile, al tiempo que ha acordado un intercambio de activos en Argentina para centrarse en el negocio de gas y en posiciones de control industrial.

Las inversiones durante los seis primeros meses del año ascendieron a 700 millones de euros, que se han destinado principalmente a proyectos renovables, siempre respetando los criterios de rentabilidad fijados en la política de inversión de Naturgy (Golden rules). Desde el inicio del Plan Estratégico 18-22, Naturgy ha invertido 2.000 millones de euros, un 70% en renovables y en redes eléctricas, en línea con su ambición por una mayor electrificación.

A 30 de junio de 2019, la deuda neta alcanzó los 14.826 millones de euros, un 3% menos que el 31 de diciembre de 2018, gracias a un mayor foco en la generación de caja.

Naturgy ha reducido el nivel de deuda neta en el periodo, sin por ello penalizar la inversión en proyectos renovables y en activos regulados. La compañía continúa con el desarrollo de su cartera de renovables al tiempo que analiza una potencial cartera de proyectos que se podrían desarrollar si cumplen con los criterios de inversión de rentabilidad establecidos en el Plan Estratégico.

El grupo, que cuenta con más de 70.000 pequeños accionistas, además de los partícipes vía los fondos que participan en el capital, ha aprobado el pago de un dividendo de 0,294 euros por acción que se abonará el 31 de julio, correspondiente al primer pago de la remuneración al accionista de este ejercicio que ascenderá a un total de 1,37 euros por acción contra los resultados de 2019, lo que representa un incremento del 5% sobre 2018.

La compañía ha completado la compra de 400 millones de euros de su autocartera a 30 de junio dentro de su programa de recompra de acciones propias. El consejo aprobó la amortización de las acciones, tal y como se le delegó en la Junta General de Accionistas. También se ha aprobado invertir la misma cantidad para los próximos 12 meses.

El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, ha destacado que “durante estos primeros 12 meses del Plan Estratégico hemos sabido tomar medidas y reaccionar de forma ágil y decidida ante las incertidumbres y cambios que se han producido y se producen tanto a nivel económico como político y sectorial. El mundo está cambiando y nuestro negocio lo está haciendo aún a mayor velocidad, por lo que la transformación que estamos llevando a cabo en Naturgy es obligatoria y refuerza nuestra competitividad a nivel global”.

Alegaciones a la CNMC

El pasado 5 de julio, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó los primeros borradores de las circulares que establecen la nueva metodología de remuneración de la actividad de distribución de electricidad y gas a partir de 2020 y 2021, respectivamente. A través del proceso de alegaciones, en el que se está trabajando de forma prioritaria, Naturgy busca proteger los intereses de todos los accionistas de Nedgia, que cuenta entre los de referencia con dos fondos de pensiones, uno alemán y otro canadiense (Allianz Capital Partners y Canada Pension Plan Investment Board). 

Naturgy tratará de asegurar que el nuevo marco regulatorio continúe reconociendo un nivel razonable y predecible de la remuneración regulada en el largo plazo, tanto para las inversiones ya ejecutadas como para las futuras.

En una reunión con analistas, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha advertido hoy de que contemplará todas las alternativas judiciales a su alcance para oponerse a los recortes a la distribución de gas planteados por la CNMC. El ejecutivo ha querido dejar claro que, más allá de las alegaciones que Naturgy, la multinacional está abierta a usar la vía judicial para oponerse a los planes de la CNMC, que implican unos recortes de la retribución del 17,8% para la distribución de gas.

El presidente ejecutivo de Naturgy ha explicado que la propuesta de la CNMC supone un «cambio de modelo abrupto» en el negocio de la distribución de gas y ha añadido que por ello Naturgy analizará «todas las diferentes alternativas de negocio» para Nedgia, su filial de distribución de gas.

Fuente: El País