El buen comportamiento de la renta variable en 2019 no ha sido suficiente para impulsar las salidas a Bolsa este año. A nivel global, y según datos de EY, este año han debutado 1.115 compañías, un 19% menos que en 2018. Aunque el número es significativamente inferior, los estrenos de Alibaba en la Bolsa de Hong Kong y de Aramco en Arabia Saudí en la recta final del ejercicio han mejorado lo que para muchos estaba siendo un año bastante mediocre en términos de OPV. El dinero captado por estas dos compañías –11.607 millones de euros en el caso de Alibaba y 23.304 para la petrolera saudí– permiten compensar el pobre ejercicio. En términos de volumen, las debutantes de 2019 han captado 177.900 millones de euros, solo un 4% menos que en 2018.

Si pobre ha sido el comportamiento del mercado global de OPV, en el caso español la sequía ha sido aún mayor. La única salida a Bolsa del ejercicio la protagonizó el pasado 16 de diciembre Grenergy, que dio su salto al mercado desde el MAB. Se consolida así la tendencia descendente de estrenos que impera desde 2017. Como recoge BME en su informe anual, las salidas a Bolsa han sido desplazadas por el capital riesgo como mecanismo de financiación. Cepsa es un buen ejemplo de ello y tras meses especulando con su salida Bolsa, finalmente logró los recursos que necesitaba con la entrada de Carlyle en su capital.

Mucho más activo ha sido el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que a lo largo de los últimos 12 meses ha concentrado 22 estrenos que han servido para captar 285 millones de euros. La mayor parte de los debuts concentrados en este mercado han correspondido a las socimis –un total de 18–, que activan su beneficio fiscal al cotizar. Los cuatro estrenos restantes se corresponden a las empresas Proeduca, Kompuestos, Izertis y Holaluz.

“Durante este ejercicio las empresas no han optado por salir a Bolsa debido a los temas globales que han supuesto incertidumbre en los mercados como el Brexit o las tensiones comerciales entre China y EE UU”, afirma Rosa María Orozco, responsable de OPV en EY. En el caso español, Orozco señala que “las propias dudas existentes ante las citas electorales y la falta de Gobierno” han contribuido al desplome de la actividad. La inestabilidad política “ha afectado ya que las empresas de cara a proyectar sus resultados requieren de estabilidad en las políticas fiscales y monetarias, que al no haber Gobierno son difíciles de predecir”, remarca la representante de EY.

Más pesimista se muestra Juan José Fernández Figares, director de Link Securities, que señala que en realidad el comportamiento registrado por la Bolsa en 2019 no ha sido tan positivo como parece. “Lo que han hecho las Bolsas en 2019 ha sido, fundamentalmente, recuperarse de la caída del cuarto trimestre de 2018, cuando los inversores a nivel global descontaban una posible recesión. La Bolsa española, además, se ha quedado muy rezagada en relación al resto de los principales mercados de valores europeos por la incertidumbre política. Todo ello ha provocado la falta de interés en nuestro mercado, sobre todo de los inversores internacionales, lo que se ha plasmado en un volumen de contratación muy reducido. En un escenario así es complicado llevar a cabo una OPV con éxito”, explica.

Pero las razones que explican la caída de operaciones, tanto a nivel global y como en lo que respecta al mercado español, no obedecen única y exclusivamente a lo convulso que ha sido el ejercicio. Pablo García, director Divacons-AlphaValue, defiende que el actual entorno de tipos bajos desincentiva las OPV, pues la financiación es más barata que nunca. “No debemos olvidar que las empresas, entre otros motivos, salen a Bolsa como método de financiación externa”, afirma.

La mayor actividad se ha concentrado este año en los mercados de Asia-Pacífico con 668 operaciones, en línea con las registradas en 2018 (676). Los descensos más acuciantes corresponden a Europa, Oriente Medio y África (EMEA), con un 47% menos de compañías debutantes (234). Por su parte, en el mercado americano, con EE UU a la cabeza que según datos de EY acapara el 77% de los debuts y el 93% por ingresos, se han contabilizado 213 estrenos frente a os 267 que tuvieron lugar un año antes.

En el mercado estadounidense los unicornios, compañías emergentes valoradas en más de 1.000 millones de dólares, han vuelto a jugar un papel determinante. En concreto, un total de 24 empresas de este tipo han debutado en el mercado, pero su comportamiento en Bolsa está dejando mucho que desear. La empresa de transportes Uber, la tercera compañía que más dinero levantó en el mercado tras Aramco y Alibaba, es el mejor ejemplo de esta corriente, pues desde su puesta de largo el pasado 10 de mayo se deja un 30,5%. Una evolución que dista mucho de la de Beyond Meat, la empresa de hamburguesas veganas, que acumula una revalorización cercana al 204%. Los expertos señalan que esta dispar evolución se corresponde con algo tan sencillo como la fórmula de negocio. Mientras Uber es tan solo una red de transportes, Beyond Meat cuenta con un negocio más sólido y con activos tangibles. Los últimos datos apuntan a que los famosos unicornios han evaporado 100.000 millones de dólares de valor en Bolsa en el último año (unos 90.127 millones de euros).

A nivel global, el sector tecnológico continuó dominando el mercado, al canalizar un total de 263 salidas a Bolsa que levantaron 62.800 millones de dólares (cerca de 56.581 millones de euros). En un segundo puesto se sitúa el sector de salud que concentró 174 OPV que captaron 22.500 millones de dólares (20.278 millones de euros). La medalla de bronce correspondió al industrial con hasta 147 debuts, que captaron 12.000 millones de dólares (10.816 millones de euros).

Con la vista puesta en 2020

Después de la pobre evolución registrada por el mercado de salidas a Bolsa a lo largo del presente ejercicio, los inversores ponen la vista ya en 2020. Si bien en el último trimestre de 2019 empiezan a resolverse algunos de los agujeros negros que han pesado sobre el mercado, los expertos se muestran cautos. La opción de un Brexit duro se descartó en octubre cuando Bruselas y Londres sellaron un acuerdo para una salida suave. El próximo 31 de enero se producirá la escisión definitiva, pero por delante quedan meses de negociaciones entre el Reino Unido y la UE y si no se logra un acuerdo, el 31 de diciembre de 2020 entrarán en vigor las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). A pesar de la incertidumbre que genera esto, desde EY prevén que repunte la actividad, después de un 2019 muy árido.

Otro factor de suma importancia estará en EE UU. En noviembre de 2020 se celebran las elecciones presidenciales de EE UU. “En previsión de la posible volatilidad en torno a los comicios, muchos emisores ponen la vista en el primer semestre de 2020 para su estreno en Bolsa”, explica EY en su informe. A esto hay que sumar las dudas que siguen existiendo sobre las relaciones comerciales entre EE UU y China, que a pesar de haber logrado un acuerdo inicial aún deben negociar los temas más sensibles y que más distancian a Washington de Pekín. Durante el proceso, las idas y venidas en las conversaciones tendrán sus consecuencias en el mercado, algo que como ya se ha visto este año podría frenar para las empresas que apuntan a la Bolsa como su destino.

“Mirando hacia el futuro, varias incertidumbres se reducirán en 2020. Las dudas con respecto a la estabilidad de algunas economías europeas se desvanecerán a principios de 2020 y tendrán un impacto positivo en el sentimiento de mercado. Es de prever que las salidas a Bolsa aumenten en todas las regiones, especialmente en América, donde varios unicornios aguardan su oportunidad”, defienden en EY. En lo que a España respecta, la solución al bloqueo político que vive el país será la clave para que se consumen las salidas a Bolsa aplazadas en los últimos meses. “Si finalmente se establece un Gobierno y las incertidumbres internacionales se clarifican, 2020 debería ser un buen año para retomar los planes de salida a Bolsa de empresas que tienen ese objetivo en su agenda desde hace tiempo”, sostiene Orozco.

Un 19% más de operaciones canceladas en 2019

Global. A nivel global, y según datos de Dealogic, a lo largo de los últimos 12 meses se han cancelado un total de 217 salidas a Bolsa, 34 más que en 2018. Estas cifras suponen regresar a niveles de 2012, cuando la economía global empezaba a despertar de la crisis financiera mientras en la eurozona la crisis del mercado de deuda continuaba causando estragos.

América. En América, el número de operaciones frustradas alcanza las 44. Solo en EE UU se han concentrado 38, entre las que destaca WeWork. El mal comportamiento registrado por unicornios como Uber o Lyft muestran el exceso de optimismo que existía en las valoraciones de este tipo de compañías, que encuentran serias dificultades para justificar esos precios y lograr rentabilidades atractivas.

Europa. El mercado europeo ha contado con pocos representantes en 2019. Network International Holdings, Stadler Rail, Traton y Trainline se cuelan en el top 5 de las mayores salidas a Bolsa del año, un periodo en el que se han cancelado un total de 21 operaciones.

Otros mercados. En Japón y América Latina el número de OPV aplazadas asciende a dos, frente a las 111 del norte de Asia y las 6 del sudeste asiático.

Fuente: El País