Samsung Electronics ha avanzado este martes que sus resultados del tercer trimestre se verán afectados por la guerra comercial, la caída de la rentabilidad de su negocio de chips y el exceso de oferta precisamente en este negocio. El gigante tecnológico surcoreano prevé cerrar septiembre con un beneficio operativo de 7,7 millones de wones (5.874 millones de euros), lo que supondrá una caída del 56,2%, frente al mismo periodo del año anterior. 

Analistas consultados por la agencia surcoreana Yonhap apuntaron que un exceso en la oferta de los chips de memoria DRAM y chips de memoria flash NAND, que representan más de dos tercios de las ventas de la firma, redujeron la rentabilidad de Samsung en el tercer trimestre, aunque expresaron su optimismo sobre una mejora más adelante como consecuencia de una estabilización del nivel del inventarios y la creciente demanda.

La compañía, que presentará sus cuentas del tercer trimestre a finales de mes, adelantó que sus ventas entre julio y septiembre sumaron 62 billones de wones (47.300 millones de euros), un 5,3% menos. Las cifras se comparan con las del tercer trimestre de 2018, cuando la firma obtuvo una cifra récord. El retroceso es, con todo, menor de lo que habían previsto los analistas. 

Este hecho hizo que las acciones de Samsung se impulsaran hoy un 2,41%, haciendo subir más de un 1% a la Bolsa de Seúl. Y es que los datos también apuntan a que el primer fabricante mundial de chips empezará a sacurdirse antes de lo esperado la caída en la demanda global de semiconductores que golpea sus cuentas desde el pasado año.

MÁS INFORMACIÓN

A pesar de la caída anual de sus cifras, las proyecciones adelantadas por Samsung han superado las expectativas gracias a las fuertes ventas de su smartphone Galaxy Note 10, lanzado el pasado agosto. De este modo, las ventas de Samsung en el tercer trimestre serían un 10,4% superiores a las contabilizadas durante los tres meses anteriores, mientras que el beneficio operativo del fabricante surcoreano sería un 16,7% mayor. Estas cifras elevan las esperanzas de que Samsung, que ya ha lanzado algunos teléfonos 5G y uno plegable (sus más directos rivales no han lanzado aún ninguno), está volviendo a un camino de crecimiento. 

Samsung ha informado de que ha vendido más de un millón de teléfonos 5G Note 10 en Corea del Sur, y ha asegurado que las ventas en Europa también han sido fuertes.

«Con su teléfono inteligente plegable, Samsung probablemente liderará el mercado de smartphones de alta gama, ya que producirá en masa móviles plegables el próximo año», asegura a Reuters Song Myung-sup, analista de HI Investment & Securities. «Además, un número creciente de clientes de centros de datos está pidiendo más chips de memoria, lo que posiblemente disminuirá la caída de los precios de este producto», añade.

Los analistas reconocer que Samsung se ha visto beneficiada por las sanciones de  EE UU a Huawei, el segundo mayor fabricante de smartphones del mundo. Los nuevos Mate 30 de gama alta de la compañía china llegarán, previsiblemente, este mes a Europa, pero el veto de EE UU impide que estos terminales de Huawei lleven precargados los servicios móviles de la Play Store de Google y sus aplicaciones más populares como Gmail, Youtube o Google Maps. 

Además, y según el analista de Counterpoint Research, Jene Park, Samsung también podría aprovechar esta situación para aumentar sus ventas de smartphones de gama baja, donde Huawei tiene una fuerte presencia con su marca Honor. Aún así, tampoco hay que pasar por alto que el boicot a la empresa china tiene un impacto negativo en Samsung, pues Huawei es un importante comprador de sus chips de memoria.

  

Fuente: Cinco Días