La cotización de San José ha subido con fuerza en Bolsa este viernes después de que la empresa constructora anunciara ayer la venta a Merlin de un 14,46% de Distrito Castellana Norte, empresa propietaria de la Operación Chamartín. La cotización ha estado inhibida por exceso de volatilidad, un mecanismo automático previsto para estabilizar las acciones cuando suben o bajan mucho más de lo habitual.

Una vez que ha abierto, hora y media después del arranque oficial de la sesión, ha marcado un alza del 8,7%, cotizando a 7,53 euros cuando cuando la acción cerró ayer a 6,93. Luego ha acelerado las subidas hasta marcar un máximo de 8,07 euros, lo que implicaba una subida del 16,5%, y ha cerrado la sesión con un ascenso del 14%, a 7,90 euros por acción.

La venta está valorada en 168,89 millones de euros, a pagar en efectivo. Eso supone valorar en 1.168 millones la totalidad de DCN, de la que San José aún conservaría un 10% (valorado por tanto en 110 millones). A cierre de ayer, la empresa capitaliza en Bolsa 450 millones.

Más información

Merlin, por su parte, ha caído un 0,53%. BBVA es, mientras, propietario del 76% restante de la Operación Chamartín. El banco pilotado por Carlos Torres negoció también con Merlin la compra de su participación, tal y como publicó CincoDías. Las partes, sin embargo, comunicaron que las conversaciones se suspendieron sin llegar a ningún acuerdo. La entidad retiene un derecho de tanteo y retracto. Es decir, podrá adquirir este 14,49% del que se desprende San José con las mismas condiciones pactadas con Merlin.

La constructora de Jacinto Rey ha hecho caja con el traspaso de más de la mitad de su paquete en la operación Chamartín acuciada por el vencimiento de deuda. Una parte de 100 millones de la financiación obtenida en diciembre de 2014, como novación de un crédito que venía de antes de la crisis económica, era convertible en acciones si no se procedía a su amortización antes del 31 de octubre de este 2019.

San José tenía claro que al vencimiento de esa deuda, representada por warrants convertibles, los bancos ejecutarían sus posiciones, alcanzado un máximo del 35% de la constructora a través de una ampliación de capital. Sin éxito en la negociación de deuda nueva y sin posibilidad de extender la citada deuda convertible en acciones, San José ha optado por sacrificar parte del que ha sido durante años su activo más preciado y que supondrá la construcción de más de 10.000 viviendas y la construcción de la nueva city financiera madrileña.

Además del crédito que vencía ayer mismo, San José consigue con la venta de estas acciones cancelar otro préstamo sindicado más, por valor de 176,95 millones. Además del pago en efectivo, Merlin completa la operación otorgando a San José un nuevo préstamo, estructurado en dos tramos, del que las partes no han desvelado ni el importe ni su vencimiento.

Fuente: Cinco Días