El Banco de España ha constatado que las tres principales entidades españolas (Santander, BBVA y CaixaBank) son las que están mejor preparadas para resistir el impacto de un escenario macroeconómico adverso. Así lo detalla en su Informe de Estabilidad Financiera en el que el supervisor ha presentado los resultados de sus test de estrés para medir la resistencia en solvencia y liquidez en función de distintos contextos, hasta 2021.

En el documento, el organismo supervisor español divide a los 57 bancos analizados en tres grupos: el primero formado por entidades bajo supervisión directa del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) que tienen actividad internacional significativa (las citadas Santander, BBVA y CaixaBank); el resto de entidades significativas bajo supervisión directa del MUS (Abanca, Cajamar, Sabadell, Bankinter, Bankia, Ibercaja, Kutxabank, Liberbank y Unicaja); y las entidades menos significativas, supervisadas por el Banco de España.

El informe no detalla el nombre de los bancos que se ubican en cada grupo, pero para conocer los criterios que llevan a considerar que una entidad tiene actividad internacional significativa remite al informe de 2017 en el que señala que “se han concretado tres entidades que suponen el 65,5% del total del activo del sistema bancario”. En ese momento las únicas tres entidades posibles eran Santander, BBVA y CaixaBank.

Más información

De esta forma el Banco de España estima que estos tres bancos muestran una mejora de 1,2 puntos porcentuales en su ratio CET1 fully loaded bajo el escenario favorable y una caída de 0,4 puntos porcentuales en el escenario adverso. “Los bancos mantienen un nivel de solvencia sólido incluso al final del escenario adverso. A ello contribuye un volumen de pérdidas contenido y una generación de beneficios robusta, ambas características favorecidas por la diversificación geográfica”, indica el informe.

Para el segundo grupo, el resto de entidades supervisadas por el BCE, la ratio CET1 fully loaded disminuiría en 2,7 puntos en el escenario adverso para 2021, hasta el 9,6%. La evolución de la solvencia es menos favorable y los elementos de absorción de pérdidas (12,5%) son “claramente insuficientes” para cubrirlas. Este peor comportamiento se debe a que estas entidades “no se benefician” de la diversificación internacional del primer grupo, ya que el supervisor considera que “ha probado ser una fuente resistente de generación de resultados durante la crisis”.

Las entidades bajo supervisión del Banco de España aumentarían su ratio CET1 en 1 punto porcentual en el escenario base, mientras que en el adverso la caída sería de 0,6 puntos porcentuales. El supervisor señala que estas entidades presentan un comportamiento más favorable que las anteriores, a pesar de que su actividad también se concentra en España, porque su cartera presenta menos riesgo de crédito y tiene menor exposición al sector inmobiliario.

El Banco de España concluye que las entidades de los tres grupos presentan a nivel agregado una posición de solvencia “adecuada” ante un escenario adverso.

Fuente: Cinco Días