El fabricante de trenes Talgo ha cerrado el primer semestre con un beneficio neto de 13,98 millones de euros, lo que encierra un notable incremento del 39,8% respecto a la primera mitad de 2018. La compañía que preside Carlos de Palacio ha obtenido unos ingresos de 167,7 millones, con un alza del 2,9%, mientras el ebitda baja de 29,8 a 27,9 millones de euros.

El informe remitido esta tarde a la CNMV refleja que la ganancia por acción sube desde los 0,07 de junio de 2018 a los actuales 0,10 euros. La empresa ha reseñado que su plan de recompra de acciones, con 39 millones invertidos al mes de junio, alcanza ya un 39% del total, con una autocartera que supera el 5%. Cuando el programa finalice y se proceda a la amortización de las acciones propias, «los accionistas actuales aumentarán su participación en la empresa en un 20%«, ha afirmado a través de un comunicado.

La dirección ha aprovechado la presentación de resultados de esta tarde para confirmar sus previsiones para el ejercicio: crecimiento de dos dígitos en ventas y mantenimiento de un margen de ebitda ajustado en el entorno del 18%.

La dirección ha confirmado sus previsiones para el ejercicio: crecimiento de dos dígitos en ventas y un margen de ebitda ajustado en el entorno del 18%

De los 167,7 millones facturados, un total de 148,5 millones corresponden al negocio de material rodante (149 millones a junio de 2018), por los 19,2 millones que Talgo ha facturado en el semestre por máquinas auxiliares (13,6 millones en el periodo comparable). El fabricante mejora su cifra de negocios en España, que pasa de 84,2 millones a 88,6 millones.

Entre sus pedidos más destacados en marcha, Talgo ha enviado a Arabia Saudí 35 de los 36 trenes de alta velocidad para la línea entre La Meca y Medina, donde están en uso ya una docena de unidades. También ha lanzado las primeras fases de producción de los 15 trenes AVE para Renfe más los 15 con rodadura desplazable también encargados por el cliente estatal. En este último caso, la empresa estrena la producción de su último modelo Avril, sobre el que sigue realizando pruebas de «optimización y mejora».

La otra gran apuesta del momento es el diseño y construcción de un tren de cercanías de la casa. Talgo presentó su plataforma EMU en abril de 2016 y ganó el primer contrato en noviembre de 2018, en Letonia, por 225 millones.

Una veintena de oportunidades

Talgo ha entrado o tiene intención de ofertar en más de 20 concursos con fecha de adjudicación prevista en los próximos 24 meses. El valor de esos contratos suma 7.300 millones de euros.

Entre los proyectos que han atraido al fabricante español figuran el de la dotación de trenes de muy alta velocidad para la línea británica HS2 y la licitación del paquete de trenes de cercanías por parte de Renfe.

El fabricante también tiene en su radar otros 45 proyectos potenciales a largo plazo con un valor aproximado de 11.000 millones.

Gestión de la deuda

La posición de tesorería es de 312 millones, 60 millones por debajo de la cifra de junio de 2018. La deuda, por su parte, suma 286 millones (un 5% menos). A lo largo de este primer semestre el fabricante ha estado muy activo en la gestión de deuda. Como movimiento más significativo, ha amortizado 27,5 millones del crédito de 100 millones firmado en abril de 2015, del que resta un saldo pendiente de 32,4 millones.

Respecto a otros dos préstamos por 25 millones cada uno, suscritos en 2016, la compañía ha cancelado 5 millones ambos y ha obtenido un nuevo calendario de vencimiento, anteriormente fijado en 2020. Talgo tendrá ahora distintas amortizaciones parciales entre 2021 y 2024 para un total de 39 millones entre los dos créditos. Respecto a un último préstamo de 61,5 millones, Talgo ha despejado su vencimiento hasta 2025.

Las líneas de crédito disponibles suman 75 millones, bajando desde los 100 millones del pasado mes de diciembre, y los vencimientos inmediatos son de 34 millones en 2020 y 23,5 millones en 2021.

La cartera de pedidos asciende a 3.251 millones (3.500 millones si se incluyen contratos adjudicados y por firmar), en comparación con los 2.739 millones del cierre del primer semestre de 2018. También ha crecido considerablemente la partida de compromisos de compra de materias primas, que pasa de los 89 millones de un año atrás a una nueva cifra de 343 millones.

Fuente: Cinco Días