Telefónica ha alcanzado un total de 2.636 adhesiones a nuevo Plan de Suspensión Individual de empleo (PSI) puesto en marcha por la compañía, e introducido en el nuevo convenio colectivo para sus filiales en España, para mayores de 53 años, con un mínimo de 15 años de antigüedad. .

El volumen de adhesiones en el colectivo que cumple 53 años este ejercicio, nacidos en 1966, es similar al de PSI anteriores. 

La cifra registrada, en cualquier caso, se situaría en la parte baja del rango de previsiones que se manejaba inicialmente. 

Buena parte de los trabajadores solicitantes han hecho efectiva su salida hoy, tras finalizar el periodo de adhesión el pasado jueves 31 de octubre. El resto lo hará antes de final de año. En los últimos días, muchos de estos empleados no han acudido a trabajar al haber pedido vacaciones para agotar los días que tenían pendientes.

Los empleados que se hayan apuntado recibirán el 68% del salario regulador, manteniendo el seguro médico con Antares, histórica aseguradora médica de Telefónica, vendida este año a Catalana Occidente. La teleco, además, abonará las cotizaciones de estos trabajadores de cara a sus futuras pensiones.

Telefónica llevará a cabo una dotación de 1.600 millones de euros para afrontar el plan. El grupo prevé un ahorro de 220 millones a partir de 2021, si bien calcula que tendrá efecto positivo en generación de caja desde el primer año.

Fuente: Cinco Días