¿Quién no ha acabado alguna vez comprando prendas de diferentes tallas de una misma marca que no le quedan bien y luego tiene que devolver? uSizy es una plataforma virtual que ha nacido para evitar este problema y reducir los reembolsos. La idea la tuvieron en 2011 Iñaki García y Pedro Aquilino —dos ingenieros informáticos de 38 y 40 años, respectivamente, que llevaban desde 1999 desarrollando empresas online—, y se juntaron con Néstor Barrado, de 38. Se introdujeron así en una aventura que hoy factura más de 300.000 euros, acumula un crecimiento mensual del 10% y suma 20 trabajadores en plantilla. Aunque todavía no da beneficios.

“Todo empieza por nuestro perfil, ligado al lanzamiento de start-ups”, rememora García por teléfono. Eran veteranos en parcelas como el transporte, donde García fue unos de los primeros empleados de Ontruck —del fundador de La Nevera Roja Íñigo Juantegui— aunque la moda era un sector nuevo. “Ninguno estaba metido en la industria”, reconoce, algo que enmendaron con expertos y freelance que les asesoran. Su familiaridad con el mundo digital y con las aplicaciones que facilitan trámites frecuentes les hicieron ver posibilidades en ese mercado. “En fechas como la Navidad, más del 25% de las prendas compradas se devuelve, y eso genera mucho estrés, costes de envío o devolución y una merma en la competitividad de las empresas”, explica García. Con ­uSizy, pueden evitar imprevistos y rentabilizar las acciones, agrega.

“Analizamos todo: desde la demanda real de los productos y tallas hasta las devoluciones. Miramos qué stock suele acabarse antes y dónde; así predecimos el número de prendas que se necesitan en un sitio concreto. También hacemos una estadística con los modelos que más o menos éxito tienen”, continúa el consejero delegado de la compañía. Entre sus clientes figuran Blue Banana, Adidas, GAP, Lacoste o Tommy Hilfiger. Y hace poco más de dos años firmaron con páginas de compra online como Deporvillage, Runnics o Trade Inn, sumando más de 100 tiendas virtuales en cartera.

Ahora van a lanzar un apartado especial llamado uSizy Smart Business para señalar “debilidades, conocer la demanda real, recomendar tallas o hacer previsiones de stock, precio y logística”, según Iñaki García. Con el e-commerce, prosigue, se puede afinar aún más. “Se generan muchos más datos que con las tiendas físicas y más precisos, que ayudan al análisis de cara a explotarlos”. Una de las ventajas, por ejemplo, es ver cuál es la talla más demandada. “Se suelen vender al mismo precio, pero no cuesta lo mismo fabricarlas, por la cantidad de tela. Tampoco distribuirlas. Indicamos cuánto pierden las tiendas por ruptura de stock”, anota.

Otro de sus objetivos es mejorar la logística: “Ayudamos a ahorrar tiempo y dinero. Planificamos las devoluciones o la cantidad de prendas que hacen falta según el sitio. Recolocamos el stock y calculamos la ruta para tardar menos y reducir costes. Incluso recomendamos un precio por producto y talla”, expone García.

Fuente: El País