A los dueños de la Clínica Dental Arquimbau, radicada en Terrasa (Barcelona) les pareció una buena idea, como una vía de impulsar el negocio, crear una nueva sociedad y llamarla Clínica Zara Dental, con la misma tipografía que la marca textil. Crearon varios dominios online y empezaron una campaña de publicidad en medios donde hablaban de abrir hasta 1.500 clínicas con ese nombre. Para rematar el plan el copropietario, Luís Díaz, envió una carta a Amancio Ortega, fundador de Inditex, para invitarle a participar en el proyecto. Fue el inicio del fin.

La Audiencia Povincial de Barcelona ha decretado, en una sentencia fechada en noviembre, que Zara solo puede haber una. El tribunal confirma la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil número 9 de Barcelona en febrero pasado, que estimó probado que tanto Luís Díaz como su socia, Isabel Ana Arquimbau, aprovecharon de forma indebida la notoriedad y la reputación de la marca Zara. Esto les generó, según indica la sentencia, un crecimiento del negocio del 13% durante el trimestre en que hicieron uso de la marca.

La sentencia de segunda instancia confirma en su valoración todos los razonamientos de aquella que fue recurrida por los demandados. Considera “un hecho incontrovertido que Zara es una marca notoria”, por lo que su titular, Inditex, “no solo tiene derecho a impedir que terceros utilicen, sin su consentimiento, signos idénticos o semejantes para productos o servicios idénticos, sino también para productos o servicios que no sean similares a aquellos para los que esté registrada la marca”, como es el caso de una clínica dental. Para ello, la utilización de sus distintivos debe invitar a una conexión de cara al cliente, es decir, aparentar que las Clínicas Zara tienen un vínculo con la marca textil.

Anuncio que Clínica Zara Dental publicó en prensa Anuncio que Clínica Zara Dental publicó en prensa

“Clínica Zara Dental incluye el uso de la marca renombrada Zara, de tal manera que el consumidor necesariamente establece una relación entre la clínica dental con la marca renombrada Zara”, estima la Audiencia Provincial, que argumenta que los términos “clínica” y “dental” son puramente descriptivos, por lo que el peso diferenciador radica en Zara. “A nuestro juicio, el consumidor establecerá una conexión entre Clínica Zara Dental y el titular de la marca renombrada Zara, que implica un aprovechamiento de su reputación”.

El tribunal confirma la sanción económica, de 50.000 euros en concepto de daño material y 10.000 euros de daño moral, aunque Inditex llegó a pedir 500.000 euros en el primer caso y 100.000 en el segundo, montantes que el juez consideró injustificadas.

El relato de los hechos indica que el 5 de diciembre de 2017 se constituyó Clinica Zara Dental SL, después de que Isabel Ana Arquimbau le pidiera consejo a su ex marido, Luís Díaz, “sobre cómo incrementar los ingresos de la clínica por sus especiales conocimientos en la gestión de empresas y marketing”. Después llegó la carta de Díaz a Amancio Ortega, en la que le informaba del proyecto: “Me veo con la necesidad ética y moral de dirigirme a usted personalmente, para que sea el primero en decidir si cree pertinente estar presente en este proyecto”, le escribió.

Inditex valora la marca Zara en 16.666 millones

Multa. La sentencia de la Audiencia Provincial confirma una indemnización de 50.000 euros en concepto de daño material y 10.000 euros de daño moral favorable a Inditex, además de la condena a los demandados a publicar un extracto de la sentencia, debido a la “actividad publicitaria desplegada por los actores, dirigida no solo a potenciales pacientes sino a también a profesionales de la odontología”. Inditex pidió 500.000 euros de indemnización por daño material, cantidad que, como indicaba la sentencia del Juzgado de lo Mercantil, resultaba de calcular el 0,003% del valor de la marca Zara. Esto implica una valoración total de la marca de 16.666 millones de euros.

Houston. El fallido proyecto de Terrasa no es la única clínica dental con el nombre de Zara. En Houston (Texas) figura una Zara Dental, aunque la marca no se asemeja a la de la textil.

Fuente: Cinco Días